Ilustrando la vivacidad (I)

Me he asomado en varias ocasiones a este acogedor rincón de “Mundo Natural” a mostrar mi pintura de naturaleza, o como los anglosajones lo llaman, Wildlife Art. En esta ocasión quiero compartir algunos de mis trabajos en el campo de la ilustración, con especial dedicación a representar lo que más me apasiona: la vivacidad. Multitud de especies de insectos, peces, anfibios, reptiles, aves, mamíferos, plantas, etc. han sido representadas con un mensaje implícito en cada una de ellas: la belleza de la vida en cada una de sus formas, su fragilidad y la necesidad de preservarla. Al menos eso intento cada vez que ilustro un ave o una flor por ejemplo. Intento llegar más allá de la pura representación. Quiero despertar el interés de quien pueda contemplarla, llamar su atención.

Pero antes de nada quiero hablar de la técnica empleada en la realización de las ilustraciones que acompañan este artículo. Aunque trabajo con lápices, tintas y pinturas, desde hace algún tiempo utilizo las técnicas digitales por varios motivos. ¿Y qué son las técnicas digitales? Se preguntará todo aquel ajeno a estas cosas. Pues sencillamente las herramientas que las nuevas tecnologías ponen a nuestra disposición para dibujar y pintar. Así, un ordenador resulta que sirve para algo más que escribir, guardar y compartir archivos y navegar por internet. En efecto, en un ordenador se pueden generar (de hecho todas las ilustraciones que se muestran se han trabajado en este medio) dibujos y pinturas a través de unas herramientas que simulan las que se han utilizado hasta ahora, esto es, lápiz, pincel, rotulador, plumilla, óleo, acuarela, carboncillo, etc…

¿Y qué se necesita para convertir a un “vulgar” ordenador en el estudio de un artista? Pues básicamente dos cosas: un software o programa enfocado a estas técnicas y una tableta digitalizadora o gráfica. Photoshop y Corel Painter son quizás los programas más conocidos para pintar a través del ordenador, pero cada día se va ampliando la oferta de programas, con precios más asequibles e incluso hay algunos gratuitos. La tableta gráfica es la otra pieza fundamental a la hora de querer realizar gráficos en el ordenador. Se compone de dos piezas: una superficie plana sobre la que se dibuja y un lápiz. La tableta es sensible a la presión y la inclinación y junto a los diferentes trazos y pinceladas que nos permite el software podemos imitar cualquier técnica pictórica tradicional. Incluso se puede elegir la superficie sobre la que trabajamos, es decir, papel, lienzo, etc. Todo lo que se va trazando en la superficie de la tableta aparece en la pantalla del ordenador.

Una vez se ha situado un poco el profano en estas materias, apuntarle que el ordenador no pinta por nosotros. Existe la idea equivocada de que las herramientas digitales realizan prácticamente todo el trabajo, de ahí que haya quién infravalora una pintura o ilustración digital. Aquí hay que currárselo también. Si bien las herramientas digitales nos permiten retroceder algunos pasos si no estamos satisfechos con lo que hemos hecho, realizar diversas versiones de una misma obra, trabajar en capas, poder quitar o agregar elementos de una escena, etc. que facilitan algunos aspectos del trabajo, la elaboración de la ilustración, en este caso, es el mismo que si se utilizara una técnica tradicional. Hay que realizar el boceto de la idea que queremos plasmar, bien en un papel y a lápiz para escanearlo a continuación, o bien directamente en el ordenador. Y a continuación pintar con aquel estilo que más se identifica con el artista. Pinceladas, mezclas entre los diferentes colores de la “pintura”, diferentes capas superpuestas, etc. componen el proceso creativo, da lo mismo si es utilizando una técnica tradicional o una digital.

A continuación, una selección de algunas ilustraciones, todas ellas realizadas con herramientas digitales de principio a fin. En una próxima entrega hablaré un poco del proceso de creación y trabajo con esta técnica.

 

Tableta digitalizadora o gráfica. Pueden observarse los dos elementos principales que la conforman: la tableta o superficie y el lápiz.

Piquituerto común (Loxia curvirostra) macho

Tortuga mediterránea (Testudo hermanni)

Mariposa (Vanessa cardui)

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia)

Libélula (Brachythemis leucostica) macho joven.

 

Jaguarzo (Halimium halimifolium)

Jaguarzo (Halimium halimifolium) Detalle de la flor en la que pueden apreciarse las pinceladas y mezclas de colores.

Pino carrasco (Pinus halepensis) Detalles de hojas y fruto y porte del árbol.

Racimo de caracoles. Plumilla digital

Ilustración para el Projecte Canyet impulsor de la reintroducción del Buitre leonado (Gyps fulvus).

 

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

3 respuestas a “Ilustrando la vivacidad (I)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>