Petrer 1936: las Quintas de la Guerra

 

Recuperado de la publicación Festa de 2006, publicamos hoy un memorable trabajo, firmado por el prestigioso investigador local Bonifacio Navarro, sobre la historia de las milicias en Petrer durante los años de la Guerra Civil, con los nombres y los destinos de sus protagonistas en esos años difíciles y decisivos.

 

Hace ahora diez años, siendo Juez de Paz de Petrer D. Helios Aliaga Pina (d.e.p.), muy amablemente, como era su costumbre, me brindó todas las facilidades para buscar unos datos que precisaba en el archivo del juzgado. Tal vez por azar o por la buena organización y clasificación de los legajos, pude estudiar el contenido de varios documentos oficiales y la información que guardaba acerca de muchos jóvenes de Petrer que habían sido movilizados por su quinta y esperaban su inmediata incorporación en el Ejército Popular de la República. Se trataba de las quintas comprendidas entre los años 1936 y 1941, ambos inclusive, y el motivo de su singularidad se encuentra en que los jóvenes que cumplían veinte años eran movilizados para incorporarse al ejército. Tres años después, una vez terminada la Guerra Civil, estos mismos jóvenes de nuevo serán llamados a filas para cumplir el servicio militar obligatorio durante otros tres años.

Bandera de la 83 Brigada Mixta Primer Batallón, conservada por la familia de José Espí.

Los listados de quintas que hemos estudiado contienen, muchas veces, anotaciones dobles: las primeras están realizadas por la Junta de Clasificación Republicana; años más tarde, el estado nuevo franquista encuentra parte del trabajo ya elaborado, además de una información de primera mano sobre la filiación política de jóvenes y su condición, según los casos, de milicianos o voluntarios en el ejército de la República.

Hay que subrayar que la información está incompleta y que no todos los nombres que figuran en las listas tienen anotaciones de destino provisional, filiación o paradero temporal. Cerca de un cincuenta por ciento del total contiene, solamente, el nombre y lugar de nacimiento, bien porque quedaron excluidos del servicio, porque padecían alguna enfermedad o defecto físico o por estar destinados a cuerpos auxiliares o policiales de retaguardia. También hay listados de prófugos, que son aquellos que no se presentaron o del que se desconoce su paradero. Por tanto, la información oficial en cuestión es incompleta; sin embargo, nos ofrece una muestra o modelo significativo en el ámbito local y nos ayuda a conocer mejor un proceso histórico irrepetible de doble movilización: la primera en defensa de la legalidad democrática republicana y la segunda por dictado de un gobierno impuesto por la fuerza de las armas y al que muchos de estos soldados habían combatido.

Homenaje de Petrer a sus republicanos, acto que tuvo lugar en el Centro Cultural el mes de abril de 2005.

Algunos de los listados franquistas contienen una clasificación reservada de los mozos de cada quinta, donde se indica que jóvenes eran considerados adictos, indiferentes o desafectos al nuevo régimen; también, su destino a los batallones de trabajo y su condición de prófugos y exiliados. Toda esta información, desordenada y en ocasiones ilegible, elaborada hace setenta años por republicanos y franquistas y reelaborada hoy, sólo en parte, nos dan la oportunidad de nombrar, recordar y homenajear, uno por uno, a todos aquellos jóvenes que se vieron inmersos en la hoguera de odio y venganza, desencadenada y alimentada por un sector de militares y civiles que suplantaron al gobierno legítimo a través de un golpe de estado que se convirtió en guerra civil y una larga dictadura militar.

A pesar de haber transcurrido casi tres generaciones, las preguntas a la historia surgen espontáneamente por parte de hijos y nietos que aquellos veteranos republicanos. Durante cuarenta años sólo hubo una e indiscutible “historia y verdad”, la de los vencedores. La dictadura franquista prohibió la expresión y difusión de todo cuanto no se adaptara a su versión de los hechos. La escuela, la iglesia y los medios de comunicación reproducían a la propaganda del poder y el exilio, la cárcel o la muerte figuraban como posible destino de los antifranquistas que luchaban por restablecer un estado de derecho. Actualmente, cuando escribo estas líneas, las cosas están cambiando, el Congreso de los Diputados de en el 2002 condenó, mayoritariamente, el Régimen Franquista, también el Consejo de Europa, y muy pronto será aprobada en el Congreso de los Diputados una Ley sobre la Memoria Histórica que restablecerá la verdad de los hechos, además de reconocer los derechos legítimos de los que se vieron ultrajados por la Dictadura.

Carteles con diferentes mensajes para incitar al alistamiento en el bando republicano

Han pasado más de setenta años desde el comienzo de la guerra y, sin embargo, su memoria se mantiene viva en una buena parte de la sociedad española. Quedan muy pocos supervivientes de aquella contienda fratricida y en escasos años no habrán testigos  vivos que nos ofrezcan su memoria y visión de los hechos. Cándido Jover, abuelo nonagenario de la Quinta del 37, “lleva cuentas” de los que quedan. Su particular lista se acorta y empequeñece cuando borra mentalmente a uno de sus compañeros cuando le acompaña en “su último viaje” camino del cementerio. “Quedamos siete”, exclama para adentro con resignación.

Comparte esta noticia
Share on Facebook2Tweet about this on Twitter1Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

6 respuestas a “Petrer 1936: las Quintas de la Guerra”

  1. Se agradece…..y debería servir para colocar una pancarta en el centro del pueblo, que con las nuevas tecnologías que hoy día existen de imprimición, quedáran expuestas estas fotos y estas listas de jovenes petrelenses que tanto dieron por los que hoy estamos aquí….

    Muchos años tuvieron los muros de las iglesias, escritos con trazos grandes y negros los que del otro lado murieron…y se les veneró.

    Ahora sin revanchismos, quede claro, les corresponde a estos ser venerados y recordados……..por aquello de la justicia y la equidád.
    En fín…..

  2. Bueno si nos damos una vuelta por la iglesia de San Bartolomé veremos que aún hay una lápida que recuerda a “los caídos por dios y por españa”.(las minúsculas son a propósito).
    Lo que indica que la iglesia no sólo no pide perdón(ni creo que lo pida),sino que está en las suyas.

    1. “jamas volvera”, como tú lo escribes es mucho tiempo en política, además de un indicio de tu nivel cultural.
      El orden y la ley a los que aludes parecen referirse al régimen de Franco, que era todo lo contrario.
      Yo no me atrevería a decir que los que piensan como tú no volverán jamás al poder. Sí me atrevo a decir que representará un retroceso muy lamentable para la humanidad.

  3. querido amigo boni me ha parecido un trabajo excelente, a la vez que ilustrativo para todos los que nos apasiona la historia en general, pero en particular la de nuestro pueblo. gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>