El azor se deja ver

Desde que descubrimos las posibilidades de la cámara espía, desde la Asociación de Amigos del Valle de L’Avaiol venimos insistiendo en esta técnica porque maximiza los esfuerzos y nos trae muestras de la fauna más difícil de observar, especialmente la nocturna. En la publicación han podido observar gran cantidad de fotos y animales mediante el uso de la misma, pero últimamente no dábamos con una ‘sesión redonda’. Hasta hace unos días.

Porque sólo de ‘sesión redonda’ puede calificarse lo que encontramos al recoger la cámara, situada estratégicamente en uno de nuestros puestos de agua y comida para la fauna salvaje: apareció una piara de jabalís (ocho ejemplares), además de un zorro, un felino enorme, que creemos un gato cimarrón, una hembra de azor y montones de ardillas y palomos. ¡Pleno!

El azor, el ave más agresiva del bosque

Hoy les traemos las imágenes de la hembra de azor, esquiva ave rapaz de la que todavía no habíamos publicado nada en esta publicación.

El azor es un ave residente que aumenta su presencia en los meses de invierno por la migración parcial de ejemplares del norte y el centro de Europa.El azor es fácilmente identificable por sus alas cortas y redondeadas, una cola bastante larga con una ancha banda terminal oscura y varias más estrechas y por poseer un cuerpo rayado horizontalmente bastante característico. Pese a su tamaño medio grande, es una de las aves más difíciles de detectar dada su conducta extremadamente reservada, lo que implica la tranquilidad y lo asimilado que tiene la fauna salvaje del valle nuestros puntos/observatorios de avituallamiento, un auténtico refugio para las mismas.

El azor, decimos, no suele salir del bosque, donde pasa grandes periodos de tiempo posado inmóvil en la rama de un árbol. En vuelo es un ave extraordinariamente hábil, que alterna planeos con rápidos batidos de alas, ladeándose totalmente para esquivar las ramas de árbol que encuentra a su paso. Está considerada el ave más agresiva del bosque, capaz de perseguir hasta el agotamiento a sus presas, a las que comienza a devorar aún vivas. Palomas torcaces, conejos, urracas, arrendajos y lagartos ocelados son sus piezas favoritas. En el Paisaje Protegido Maigmó-Cid, se ha detectado en la Xau, La Melonera y en las masas boscosas situadas entre L’Avaiol, La Gurrama, el Esquinal y Coto Castalla.

Fotos por Luis Villaplana Payá y Néstor Rico Campos. Texto por Luis H. Villaplana y Ramón García Pereira.

 

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

8 respuestas a “El azor se deja ver”

  1. Lo que habeis “pillado” con vuestra cámara es dificilísimo no solo de fotografiar sin incluso de ver.
    He estado por toda España observando y fotografiando aves, y nunca he tenido la ” suerte ” de ver ninguno.
    Aunque haya sido con cámara espia ! magnificas fotografias de la hembra de azor ¡
    Enhorabuena a los Amigos de l ´Avaiol y a ver cuando voy yo también por ahí.

  2. Casi na! un azor! ni mas ni menos, la verdad es que nuestros montes no tienen desperdicio y nos siguen dando sorpresa tras sorpresa, y por supuesto felicitaciones por el trabajo para poder pillarlos.
    un saludo.

  3. El señor de los bosques, menuda pasada y menudo patrimonio estáis creando con vuestra labor, sin duda sois el mejor equipo de defensa y estudio que nuestros montes podían tener, enhorabuena por las fotos y el texto que de forma altruista nos ofrecéis. Un saludo.

  4. Sencillamente magistral Estas fotos son testigo mudo de las maravillas que pueblan nuestros bosques y que gracia a las tecnicas modernas podemos gozar de ellas. ENHORABUENA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>