Recuerdos de una infancia frustrada

Verano de 1936, tardes calientes del mes de julio, Hasta las hojas de los almendros se agostaron y los atardeceres agonizaban de rojo y violeta. Dejamos Elda al término del año escolar e iniciamos, como en veranos pasados, el período de vacaciones en el campo, entre gentes labradoras y tierras de secano.

Cada día, bajo un sol de justicia, acudíamos al borde del camino de la ermita a esperar al cartero rural montado en su diminuto borrico gris. Una de las veces nos entregó, doblado, un ejemplar del diario ABC. La fotografía del rostro del político monárquico, José Calvo Sotelo, ocupaba toda la portada. Su muerte violenta presagiaba jornadas de sangre y lágrimas.

«...La muerte violenta de Calvo Sotelo presagiaba jornadas de sangre y lágrimas...»

Algo estremecedor flotaba en el ambiente del caluroso verano. Una noche, bajo un cielo de estrellas, recorrimos, en silencio, el sendero hasta la casa labradora de doña Etelvina, persona devota y de rosario al atardecer. Adosado a un montículo de vegetación rala, aquel enorme caserón dominaba un paisaje de viñas y almendros. Penetramos, con cierto misterio,en una pequeña habitación. En la penumbra, junto a un aparato de radio alimentado por batería de coche, un grupo de agricultores acomodados escuchaba, con atención, los mensajes y arengas que, a través de las ondas, lanzaba el general Queipo de Llano con su voz chillona. Tropas de artillería bombardeaban el barrio de Triana, en Sevilla. ¿Qué estaba ocurriendo?

«...Mensajes y arengas que, a través de las ondas, lanzaba el general Queipo de Llano con su voz chillona...»

Los milicianos

Al oscurecer, antes de la cena, un grupo armado con escopetas de caza y provistos de un bidón de gasolina, penetraron en la ermita y amontonaron frente a su puerta, en una pequeña explanada, todo cuanto encontraron en su interior. Las llamas iluminaban los rostros atónitos de los hombres y mujeres del campo. Otras noches, desde aquel lugar, divisábamos la luz lejana de los faros de un automóvil hundiéndose en la oscuridad de la carretera. Con las primeras luces del día, gentes labradoras que iban a su labor, encontraban, bajo los olivos y junto a la cuneta, los cuerpos sin vida de hacendados del lugar. ¿Qué estaba ocurriendo?

Durante el día, de improviso, aparecía el camión de la requisa. A casa de la tía Consuelo, octogenaria de temple, fueron varias veces a por el cupo de cabras. Cabras blancas que Rosa, la pastora, todos los días del años acaba al campo. En ocasiones, los milicianos de mono azul y pañuelo rojo, se fueron de vacío. La octogenaria tía Consuelo, con un catalejo heredado de su padre, el tío Elías, miliciano republicano cuando la carlistada, desde el moruno ventanal de su alcoba divisaba la nube de polvo del camión de la requisa a su paso por la carretera. Antes de la subida por el camino de la ermita, atrancaba el portón de su casa. Se sentaba detrás de la puerta y, sin inmutarse, escuchaba los golpes de las culatas y las amenazas de los milicianos.

«...En la Calle Nueva, en el local de La Gran Peña, montaban guardia sentados en sillones, milicianos de las Juventudes Socialistas...»

El retorno a Elda

A principios de septiembre regresamos a Elda, pasando por los controles de los milicianos. La variopinta indumentaria y pertrechos de aquellos hombres recordaban las huestes del mejicano Pancho Villa, tantas veces contempladas en las ilustraciones gráficas de revistas de su época.

Tan solo tres meses de ausencia y, al volver a Elda, todo lo encontramos totalmente cambiado. Muchas de nuestras amistades desaparecieron, algunas definitivamente. Calor, gentes y bullicio en las calles polvorientas de la ciudad zapatera. Coches pintados de rojo y negro, con las siglas C. N. T. – F. A. I. pasaban vertiginosamente abarrotados de milicianos armados. En la calle Nueva, en el local de La Gran Peña, montaban guardia sentados en sillones, milicianos de las Juventudes Socialistas. Se comentaba en los bares, invadidos por gentes desconocidas, los recientes sucesos: «Las milicias de Elda, con su coche fantasma, habían actuado decisivamente en la toma de Albacete. Frente al Cine Coliseo, un grupo de milicianos, mataron a tiros a varios guardias civiles. Diez pesetas diarias cobraban los que se marchaban al frente… Uno que ha logrado huir de Zaragoza, dice que el General Cabanellas ha fusilado al gobernador, Ángel Vera, hijo de Elda.

Entre bulos y hechos reales,discurrían las conversaciones, entorno a las consumiciones de los bares. ¿En realidad, qué estaba ocurriendo?

El hambre

Con la caída de las hojas, el fantasma del hambre hizo acto de presencia. En aquel otoño del 36,se agudizó la carencia de alimentos. Surgió el espectáculo de las interminables colas frente a las panaderías y tiendas de comestibles. El panorama se ensombrecía, todo escaseaba. La guerra no era cosa de días, iba para largo. En torno a la mesa camilla, las familias se sentaban a escoger las lentejas y por las calles de Elda, camino del matadero, pasaban las escuálidas recuas, compuestas por burros, mulas y caballos desahuciados para el trabajo.

Refugiados

A Elda llegaron niños procedentes de Madrid y los alojaron en hogares eldenses. Procedían de familias obreras de los barrios madrileños más castigados por la guerra. Las vanguardias del ejército de Franco, compuestas por tropas marroquíes, penetraron hasta el madrileño barrio de Argüelles. El ¡NO PASARÁN! fue la consigna que aglutinó a todas las fuerzas políticas para la defensa de Madrid. Madrid, bajo los bombardeos de la aviación, se convirtió en el símbolo de la resistencia. En los primeros días de estancia en Elda, aquellos niños madrileños, cuando sonaban las sirenas de la fábricas de calzado, las identificaban con las alarmas aéreas y, por unos segundos, en sus rostros se reflejaba el pánico.

Surgieron problemas de convivencia con los niños evacuados, en algunos casos. La frase de «madrileño tenías que ser», se solía decir con tono despectivo, cuando alguno de ellos cometía una travesura.

«... Madrid, bajo los bombardeos de la aviación, se convirtió en el símbolo de la resistencia...» (Photo Research Lnt.)

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

3 respuestas a “Recuerdos de una infancia frustrada”

  1. Interesante lectura, gracias a la redacción
    El relato me ha hecho recordar unos grafitis a lápiz,en idioma ruso, que se podían ver en los bajos de una escalera de un edificio anexo al casino Eldense,…, sin duda lo escribió alguien de las brigadas internacionales.
    También recuerdo a mi abuela Soledad cuando hablaba de su época de enfermera en el hospital sito en el chalet de Porta.

Responder a Cris Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>