Corrupción como profesión

Hay un saber popular que dice que “donde hay corruptos también hay corruptores”. El problema es que a veces, inducidos o no, nos olvidamos de esta sabia verdad popular. Ahora que ha saltado a la palestra, de manera alarmante, la corrupción política y que no se trata de casos aislados o manzanas podridas , muchos se afanan por desviar la atención con mecanismos asépticos de control. Bien, no está mal. Podemos para centrarnos en esta cuestión aparcar este debate de los corruptores para otra ocasión. A mi me hubiera gustado que estas mociones anticorrupción hubieran profundizado en las causas que las provocan o generan. Haber llegado a la raíz del problema, pero dedicaremos unas líneas a los aspectos en los que quieren que nos centremos.

Las medidas de control hay que compaginarlas con medidas a tendentes a la “desprofesionalización de la política” como las que planteo Sí-Podem en el pleno del mes de febrero donde proponía hacer extensible las limitaciones de mandados de los Alcaldes a los Concejales con liberación, o sea con sueldo.

La profesionalización de la política es obstáculo en el camino hacia la eliminación de la corrupción. Un profesional de la política a la larga busca las diferencias con otros sectores, tiende a un comportamiento gregario con un argot específico, puede perder la perspectiva, se piensa indispensable y tiende a defender su puesto de trabajo en vez de defender el interés general. Pero, que no se me malinterprete, no estoy cuestionando a la persona.

No hay gente mala y gente buena en política, sino mecanismos comunes por los cuales cristalizan unas malas prácticas individuales. La política entendida como una profesión, el “político”, el experto en política, aleja al resto de la ciudadanía de la posibilidad de hacer política, no cuida ni vela porque todas y todos tengan capacidad de decisión, porque ¡para esto ya están los políticos!, y aquí, permitirme que os diga, entran tanto los “profesionales” de izquierdas como los de derechas. El político profesional a la larga no se debe a la gente ni siquiera al partido, sino a su salario y hace lo posible para aferrarse y asegurar su sustento y aquí es donde se abre una rendija por donde se pueden consolidar conductas delictivas.

Hay que acabar por lo tanto con esta dinámica perniciosa. Hacer política institucional debe de pensarse como algo temporal, con garantías y estabilidad sí, pero sin privilegios y claramente abierta, no sólo en el discurso sino sobre todo en la práctica, a la participación de toda la ciudadanía. Por eso es importante medidas de control y fiscalización como las que plantean muchas mociones o como las que planteamos nosotros también, pero mucho más importante es implementar los mecanismos para que toda la ciudadanía pueda hacer política. Es necesariamente urgente un Petrer mayoritariamente consciente, activo y propositivo.

Por lo tanto emplacémonos a todos y todas a buscar esos mecanismos, esas medidas a medio plazo para ampliar la participación y la organización de la sociedad civil, máxima garantía de la desprofesionalización, mientras se sigue profundizando en poner trabas a las rendijas delictivas… también a las que se provocan desde el lado de los corruptores, limitando el acceso a los servicios públicos a la empresa privada y las encaminadas en reducir la burocracia de la administración, otra de las patas de la corrupción institucional.

Sergi Cremádes Fernández
Secretario General de Podem Petrer
Portavoz de Sí-Podem en el Ayuntamiento

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

3 respuestas a “Corrupción como profesión”

  1. Estimado Sergi, vaya por delante que respeto las ideas y los ideales que defiendes pero no puedo compartirlos, seguro que si miras alrededor tuyo en las sesiones plenarias encontraras a políticos con gran recorrido en la política municipal y provincial que son honrados e incapaces de meter la mano en caja ajena. La moción contra la corrupción que se presento en el pleno de febrero es por que, entre otras muchas causas, los motivos de corrupción han venido de partidos políticos o de políticos que han estado perpetuados en el poder , por ejemplo , caso Taula con el PP valenciano o el caso ERE con el PSOE andaluz o como Ahora Madrid que trocea contratos publicos para no tener que sacarlos a concurso y darselos a “conocidos”, de ahi la limitacion del mandato de alcalde a 8 años.
    Dicho lo cual hay una frase que se dice mucho y es la siguiente: El poder corrompe.
    Y en tal caso si tu idea es esa, deberias haber dado ejemplo y en vez de ser concejal liberado, osea concejal con sueldo, podrias haber optado por ser concejal con asistencia a plenos, no puedes pretender aparentar ser un ciudadano y cobrar como un politico.
    Un saludo

Responder a Pau Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>