Nunca digas de este agua no beberé

“Decidido, no me voy a acostar con mi amigo Angelo por mucho que él se ofrezca, no me pone y punto”.

Esto me lo dije hace un año, y durante mucho tiempo atrás también me lo decía. Angelo es un buen y cachondón amigo de toda la vida, nos llevamos muy bien, y él ve el tema del sexo con mucha naturalidad, tan natural como el comer y el dormir; lo mismo le da qué y dónde. Pero ya lleva un tiempo insistiendo demasiado en que nos acostemos, pues es su manera de ayudarme con mi ausencia de sexo y la ansiedad provocada por ésta carencia. Amigos así dan gusto, ¿eh?

Desde hace unos meses me estoy planteado en serio acostarme con él, porque claro, después de tanta insistencia, es inevitable que te plantees como podría ser. Me he ido a pasear con él por la playa,  lo miraba fijamente e intentaba imaginar que lo besaba, he accedido a cenas en su jardín a la luz de las velas para ver si durante la velada me levantaba algún interés sexual, recreando en mi mente diferentes posturas con él; intentaba averiguar qué cara tendría en el acto sexual…, pero por más que lo intentaba, nada, ¡que no y es que no! “Angelo NO me pone, ¡por Dios, que es mi amigo de toda la vida!”.

Él muchas veces me decía cuando nos despedíamos; “Pues tú te lo pierdes”.Pero un día, en el que casualmente yo estaba excesivamente excitada (normal…el cuerpo ya no aguanta más tanta abstinencia) me pidió un beso, y se lo dí. Cerré los ojos y me concentré en sus labios y su lengua. Cuando me quise dar cuenta ¡me estaba frotando mi sexo contra el suyo¡ No quería pensar, sólo sentir, y extrañamente me dejé llevar, sin más. Sintiendo mi excitación, escuchando las necesidades de mi cuerpo, y cómo él me las iba calmando. Pues bien… ¡Y tanto que me lo estaba perdiendo! ¡Por Dios! Hacía años que no disfrutaba tanto en la cama, y además el orgasmo fue…¡BRUTAL!.

Hace poco me enteré que hay 7 tipos de orgasmos en las mujeres, según el Tantra, y que sólo conocemos dos o tres  como mucho. Con Angelo aumenté en lo que a conocimientos orgásmicos se refiere. Me dejó extasiada y sorprendidísima. Claro,  que yo  no tuve ningún reparo en sacar esa vena guarrona (deseosa de salir). Simplemente hay que dejarse llevar, pues a veces una se puede sorprender mucho consigo misma.Dónde ayer dije negro hoy digo blanco. Y eso es así.Pero bueno, cuando una se recupera y de repente mira a la persona que la está abrazando y resulta que es tu amigo el de toda la vida, pues la cosa se enrarece.Pero es mi amigo Angelo, el de toda la vida y nos conocemos bastante, aunque ahora…ahora nos conocemos un poco más.

Eso del follamigo, quizás no esté tan mal…

 

¿Quién es Odette?

Odette es una mujer joven e independiente, trabaja en lo que puede para pagarse su hipoteca, pues la crisis también le afecta. Y en su largo tiempo libre intenta desenredar los temas relacionados en el comportamiento de las personas en las relaciones, ya sean de sexo o pareja, desde su propia experiencia y los que la rodean.Odette no es psicóloga, ni sexóloga, ni nada que acabe en –óloga.Odette tiene mucho humor y una mente muy abierta, quizás por esto siempre se está rayando queriendo comprender.En esta nueva sección, Odette compartirá sus experiencias y reflexiones con vosotros para que así podáis dar vuestra propia opinión.

Dejarle vuestros comentarios y vuestras propias experiencias, siempre que os apetezca. Si queréis también podéis contarle vuestras cosas en esta dirección:lacabecitadeodette_@hotmail.com

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>