Una experiencia sensorial

Me habían llamado para proponerme dar un curso de cocina en la ONCE, a un grupo de afiliados, eso me dijo una mañana María Jesús, de Avanza.

Desde el principio me sentí totalmente fascinada con la idea de dar clase a ciegos, pues practico una cocina de los sentidos, y todas mis clases comienzan con ejercicios de los sentidos en los que los alumnos se tapan los ojos y huelen especias o escuchan sonidos que emanan de la cocina, o prueban diferentes alimentos, o realizan otros ejercicios para mantener en forma lo que considero esencial para un cocinero: la sensibilidad y la agudeza para captar todo lo que sucede en el maravilloso laboratorio que es una cocina. Así que la idea de dar clase a los ciegos me sedujo desde el primer instante, era un reto al que no iba a decir que no.

Enseguida me encontré con la Institución y mi contacto era Javier, el encargado de las actividades socioculturales.

La Once es como una gran familia, puedo decirlo, nada sucede abajo, sin que se sepa arriba y viceversa, así lo viví yo. Cada miembro, cada persona, ciego o no, tiene su identidad,  no son meros afiliados, son: Conchi,  José,  Ascensión,  Miguel Ángel, Catalina…. Cada uno con su historia detrás y nada de lo que ellos sean o les suceda es ajeno a la Once. Una vez me pude percatar de esto, no me podía sorprender que Javier me hiciera todo tipo de preguntas, no solo sobre el curso que iba a dar, sino sobre mi idea de cualquier cosa, mi estilo, todo era interesante. Tampoco me extrañó que me hicieran pasar un pequeño filtro, una especie de curso para tratar con ciegos y todo esto antes de contratarme para el curso de cocina.

Los afiliados a la Once son como hijos de una gran familia, ciertamente y como un padre celoso, la Once no permite que entres así, sin más en sus vidas, a no ser que demuestres que estás capacitado para ello.

Todas las personas que me fui encontrando me aportaban esta misma idea: protección, cuidado, sensibilidad.

Una mañana y previa cita, coincidimos una monitora de baile y yo haciendo este pequeño preparatorio. Nos pusieron un antifaz y nos hicieron caminar, subir y bajar escaleras, nos enseñaron a guiar y nos guiaron, nos mostraron mediante el ordenador, cómo era la vista de algunas de estas personas con discapacidad, cómo podía ser el proceso de su ceguera, nos hicieron ponernos en su lugar, ir al aseo, ser acompañantes y ser ciegos. Luego ambas ensayamos una clase piloto bajo la mirada atenta de Paloma, que era quien nos iba preparando y corrigiendo. Todo parecía estar pensado, ningún cabo suelto, ellos, los ciegos, los auténticos protagonistas de todo, sólo recibirían lo mejor y todo ese cuidado me conmovía.

once13

Me di cuenta que tenía que estar a la altura y sabía cómo hacerlo.

Me pasé los quince días que mediaron entre la primera entrevista y el curso, cocinando en casa con los ojos tapados, preparando cada plato que introduje en el programa, intentando sentir lo que sentirían, buscando las mejores descripciones y definiciones para que ellos me entendieran, calculando cualquier contratiempo o dificultad con las recetas.

Cuando el programa estuvo preparado, se lo envié a Javier, todavía tenía que darle su visto bueno. Y así comenzó el curso.

Durante la primera clase nos conocimos y les hablé de Remy, el ratoncito de Rataouille que llegó a ser chef tal y como soñaba. “Cualquiera puede cocinar” era el título elegido para este curso de cocina y en esta primera clase les explicaba el por qué. Ellos estaban temerosos, habían hecho un par de cursos de cocina fría, ensaladas y esas cosas, pero lo que yo les proponía era cocinar de verdad: cocido con pelotas, lentejas, merluza en barro, cremas, bombones…

once11

Todo lo tenía pensado y programado, excepto el maravilloso encuentro con ese imponderable que es la personalidad de cada uno. Ciertamente estas personas eran muy especiales y sí, todas las personas de este mundo lo son,  pero ellos parecían gritarlo a los cuatro vientos para que no dejara de percatarme de ello.

Enseguida conecté con Conchi, esa mujer autosuficiente, guapa, de las que ten enseñan y ponen las cosas en su sitio: se puede ser muy ciego con los ojos en perfectas condiciones y se puede ver más allá, cuando la vista es sensibilidad que parte del interior. Conchi ha sido además una magnífica colaboradora durante el curso, pues ha sido una especie de eslabón que me ayudó a conseguir la complicidad que finalmente se afianzó en el grupo.

once10

Enseguida también me compliqué con Achen, o mejor dicho, con  “La princesa Achen”, pues así la llamé desde el principio, en parte por su aspecto: menudita, con pelo muy largo y liso, con manos como de una muñeca, con ese aspecto en general que recuerda a esas modernas princesas de los cuentos de aventuras, pero también en parte por su actitud, una delicada actitud de sangre azul: “no sé, no puedo, no creo…” y que estuve rebatiendo día tras día en un forcejeo cómplice que nos hizo amigas. Imagino que ella es tan consciente como yo de ese vínculo entrañable que hemos creado.

Los chicos estuvieron más discretos, de José se me ocurre decir que es delicioso,  un alumno excelente con una gran sensibilidad. He disfrutado de su presencia, así, a su manera, a su ritmo, en su discreta participación, sí,  he disfrutado de su presencia como se disfruta un abrazo delicado que siempre es agradable recibir.

Y con Miguel Ángel me ha pasado lo mismo y aunque las circunstancias hicieron que faltara a algunas clases, cada vez que ha venido ha sido una alegría. Lo he visto disfrutar de la cocina y lo he imaginado como un perfecto anfitrión cocinando con gusto para sus invitados, en su nueva cocina.

once5

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

10 respuestas a “Una experiencia sensorial”

  1. Enhorabuena Puri porque con dicha esperiencia no solo has debido vivir momentos mágicos sino que has hecho posible un sueños para otros muchos.

    Interesante actividad y muy enriquecedora!!

    Saludos

  2. Delicioso, como tu cocina, como tu forma de enseñarnos un mundo nuevo en algo que hacemos cada día, yo ya no he vuelto a cortar una zanahoria sin pararme a escuchar su sonido, a pelar un calabacín sin sentir la rugosidad de su piel.
    Gracias Puri por compartir tu sensibilidad y esta maravillosa experiencia con todos.

  3. Nunca pude imaginar que esto se pudiera llegar a conseguir. Es propio de ciencia-ficción.
    Ha debido ser para tí una experiencia inigualable.
    Magnifico el articulo y mi mas sincera admiración por tu trabajo.
    Enhorabuena.

  4. Ha sido una delicia leer este artículo. En este mundo de prisas y prioridades, donde llegamos a obviar y olvidar las emociones, poder encontrar algo tan sensitivo, tan auténtico como esta experiencia, me ha emocionado profundamente. ¡Enhorabuena!

  5. Fascinante reportaje.Un trabajo bonito y dificil de realizar.Tiene que ser una experiencia única tanto para ti como para los alumnos.
    Me hubiera encantado asistir a una de esas clases.
    Felicidades por tu labor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>