Tierra de Olmos

Hace poco yo mismo informaba sobre la terrible enfermedad que ha ido asolando los Olmos Negros por toda la comarca. Bosquecillos de esta especie han sucumbido a la grafiosis en los últimos tiempos y hoy, los que habitan en el Parque de Los Príncipes de Sax, los de mayor edad e importancia en la provincia de esta especie autóctona, se encuentran en peligro. A raíz del artículo, mucha gente me ha preguntado qué deberíamos hacer para protegerlos o, incluso, si era una buena idea que particulares plantaran este olmo y de alguna manera, con el paso de los años, recuperáramos esta especie. Agradeciendo todos estos comentarios, que hablan de la conciencia medioambiental de nuestras poblaciones y de su grado de implicación en la conservación del entorno, me he decidido a escribir unas líneas sobre los olmos, en primer lugar para presentar al árbol, pues creo que el primer paso de alguien que quiere cambiar algo es conocer sobre lo que quiere actuar, y en segundo lugar incluyendo una serie de consejos y recomendaciones de actuación basados en mi experiencia y estudios. Las recomendaciones de cuidados son generales y pueden servir para cualquier árbol monumental; no voy a volver a incidir en la situación de los Olmos Negros que quedan, de los que ya apunté las opiniones de expertos para lograr su salvación. Así pues, os dejo con…

La Tierra del Olmo

Los Olmos Negros del Parque de Los Príncipes de Sax a día de hoy.

Los Olmos Negros del Parque de Los Príncipes de Sax a día de hoy.

Los árboles han acompañado al ser humano desde el origen de los tiempos, cubriéndole de toda clase de necesidades, desde ser alimento básico cuando todavía habitaba en sus ramas hasta el calor en forma de combustible cuando empezó a caminar. En la relación árbol-hombre el aprovechamiento del árbol ha sido total, llegando a cubrir hasta las necesidades más espirituales.

Al igual que para los seres vivos de un hábitat equilibrado, cada especie de árbol  le ha cubierto una necesidad creándose una cultura no sólo  de aprovechamiento y explotación sino también  de mantenimiento y cuidado según la necesidad que tuviera cada  especie en cada región. Este aprovechamiento ha viajado en el tiempo y en los diferentes territorios por los que iba asentándose y formando colonias. El más vivo y longevo  recuerdo de las tierras originales o de grandes viajes siempre ha sido el árbol, ya que éste es  la reencarnación viva de la tierra.

Algunas especies, debido a su fragilidad en los transplantes o germinación, por la alta exigencia en los cuidados, por la temperatura, por la cantidad de agua que necesitan o simplemente por el pobre aprovechamiento, han sido poco domesticadas; para otras, en cambio, tan alta ha sido su explotación que han acabado siendo árboles totalmente dependientes de los cuidados del ser humano, volviéndose incapaces de sobrevivir por ellos mismas.

La especie que nos ocupa  en este día quizás sea el gran eslabón de la cadena que amenaza con romperse, recuerdo de los grandes bosques, vínculo entre lo ancestral y lo actual, entre lo salvaje y lo domesticado, entre los recuerdos y los olvidos: el Olmo, testigo nada mudo del tiempo en el que los hombres andaban buscando nuevos territorios y que era el primer ser vivo que asentaban o el sitio que ellos elegían para asentarse cuando lo descubrían.

El Olmo lo es todo porque él simboliza mejor que ninguna otra especie al agua y a la tierra sin esquilmarla, simplemente, y como por arte de magia, la depura y la enriquece.

El ser humano observó que donde habitaba el Olmo había agua y tierra fértil, es decir, generosidad y bienvenida. El agua, al pasar por sus  raíces, se depura y éstas a su vez sujetan la tierra de las riberas de los ríos y arroyos, aportándole con sus hojas  materia orgánica, produciendo así suelos ricos y fértiles. Además, no obstante, de la cercanía al agua,  el Olmo  también  es uno de los árboles caducifolios que mejor resisten las sequías estivales: esa alta resistencia, su gran simbolismo y su total aprovechamiento para forraje y noble madera lo han convertido en el gran compañero de viaje a lo largo del tiempo y de  los distintos asentamientos humanos en gran parte de la Península Ibérica.

La gran facilidad para el enraizamiento después de un transplante y su buena respuesta después de la poda  producen de esta especie  una fácil y generosa  domesticación que ha sido aprovechada por los seres humanos desde tiempos antiguos.

Dentro de su hábitat original, este árbol  de gran porte crece formando bosques totalmente verticales, altos y rectos, donde impide que entre la luz creando umbrías frescas y húmedas donde reinan los helechos y los hongos. Pero es un árbol de luz y de sol, y su hoja fuerte aguanta perfectamente las fuertes insolaciones de la meseta o del levante.

Cuando se le aísla, cuando se le arranca de su hábitat original, se convierte en un árbol con un porte totalmente diferente, y la luz, al incidirle por todos lados,  lo  modela en una  perfecta esfera redonda.

Las necesidades de forraje para el ganado o leña le han propiciado podas anuales  severas, dando como resultado árboles con gruesos troncos y débiles pero frondosas copas.

Cuando a nuestro protagonista se le planta en las plazas de los pueblos, su uso se convierte en ornamental proporcionando sombra y sitio de reunión a los vecinos, y es entonces cuando  los tratamientos de poda adquieren un sentido totalmente diferente.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

2 respuestas a “Tierra de Olmos”

  1. gracias por la informacion del olmo, no le conocia pero esta noche tuve un hermoso sueño y he querido saber de sus origenes me ha dado pena por decir que esta en peligro : el ser humano somos peor que las termitas lo minamos todos pero tengo esperanza que algun día nos demos cuenta que la tierra y los árboles es parte de nosotros gracias a ese olmo que pude contemplar en mi sueño y me ha ispirado un hermoso poema gracias un saludo a todos los que hacen que amemos a los árbole

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>