El agua de la Mina de Puça toca a su fin

Nosotros dimos la buena nueva hace dieciséis meses y ahora, lamentablemente, damos también la mala noticia: la Mina de Puça se ha secado. Hace una semana aproximadamente que el preciado líquido se agotó; apenas caen ahora unas gotas -como pueden apreciar en el vídeo que acompaña este texto-, 0,2 litros por segundo.

Aunque el agua de la histórica mina es potable -de hecho ha proveído agua al municipio durante siglos- y el ayuntamiento -y por tanto los ciudadanos- tienen derecho a la misma, los millones y millones de litros cúbicos que de ella han brotado en este casi año y medio en el que ha estado saliendo agua -comenzó con un caudal de 15 litros por segundo, que hace unos meses se redujo a 7 litros por segundo- no se  han aprovechado para el consumo humano. No, el agua discurrió por la Rambla de Puça, vertiéndose a la misma desde la tubería que antiguamente canalizaba el agua a Petrer,  a la altura del Molino de la Reja (un poco más abajo), creando un ambiente cuasi-fluvial, desconocido en Petrer en los últimos años. La cascada de más de 15 metros del Salt, el embalse construido en su caída y los saltos a la altura del molino de la Pólvora conforman un paisaje único y de gran belleza en la rambla de Puça; un caudal ecológico sin precedentes y que desgraciadamente no va a durar más.

pusa1

Hemos dicho seco, lo que es técnicamente cierto, aunque todavía brotan estas gotas, en total 0,2 litros al segundo.

Todavía se ven espacios verdes en la rambla y algunos rincones exuberantes, debido a este aporte de agua que ahora ya no tiene, pero es cuestión de días, con esta sequía ramplante que sufrimos, que el ecosistema creado al albor de la revivida mina se marchite y desaparezca. Toda la vida, por ejemplo, de anfibios que se creó en el embalse ya ha desaparecido.

pusa3

Aquí estaba el embalse; ya ven que ni rastro de agua, ni de la vida que aquí existía.

pusa2

El salto de agua era símbolo de la exuberancia que había traído la revivida Mina de Puça.

Pasaron 25 años hasta que vimos de nuevo agua surgir de la mina. ¿Habrá que esperar tanto tiempo para verla de nuevo? Si el primer trimestre del año pasado, y 2012, fueron lluviosos, los registros pluviométricos a partir de entonces han sido mínimos, históricos por lo negativo. Esta pertinaz sequía ha influido, como también lo ha hecho el mayor uso del pozo del Esquinal -que extrae agua, pero más arriba, del mismo manantial de la mina de Puça- en este primer mes de verano, con mayor presencia -y más continuada- de vecinos en las partidas de campo de la zona. Este factor, este mayor gasto de agua -ya sea para lavar, o para la huerta o para llenar una piscina-, ha acabado determinando la balanza, y es lógico pensar que volverá a brotar agua del manantial de la mina de Puça cuando se extraiga, a través del pozo del Esquinal, menos agua de la que se recarga.

 

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>