Notas para iniciar una historia de los toros en Elda

A Demetrio sólo le faltó ser torero

 

No se trata de emular las semblanzas complacíentes, sino de hacer justicia a la persona que ha motivado la realización de este trabajo, ofreciendo un breve perfil de la personalidad de Demetrio Pastor Samper.

Demetrio llegó a Elda como tantos otros un buen día de 1926. Luego entraría a trabajar en una sucursal bancaria en la que se jubilaría tras más de cuarenta años de servicio. Esa fue su profesión oficial, que compaginó con la pasión por los toros que se le iría despertando en contacto con la vida de la ciudad, aunque -según confiesa- llevaba dentro ya la afición, que le había contagiado su cuñado, que era picador.

Su introducción real en el mundillo se debió a desempeñar la función de taquillero de la Plaza desde el mismo momento de su inauguración, labor que prolongaría durante 15 años. Paralelamente, en el año 49 debuta como organizador de festejos con una becerrada. Esta actividad, la más importante de su vinculación a los toros le llevaría a montar, hasta los primeros setenta, cerca de cuarenta espectáculos taurinos (a beneficio de Fontilles montó hasta cinco consiguiendo la colaboración de grandes figuras), novilladas con o sin picadores, espectáculos de rejoneo y hasta versiones humorísticas como ”El Bombero Torero”.

Agapito Serrano "Serranito" brindando un toro, en el primer festival Pro Fontilles, a la empresa Pastor-Gallardo.

No para ahí la cosa, porque Demetrio regentaría durante una época la única ganadería que ha funcionado por aquí, e incluso hizo de apoderado ocasional como ocurrió con “Velita”, ese maletilla que llegó desde Arcos de la Frontera hasta Elda pidiendo una oportunidad porque había oído que aquí había un empresario que daba oportunidades a los noveles. Menos torear, tocó todos los palos del espectáculo taurino.

A sus 73 años, Demetrio está jubilado de todo menos de su pasión por los toros. Como si nada hubiera pasado, ni siquiera el tiempo, Demetrio sigue acudiendo a cuantas corridas le es posible y ejercita su sabiduría taurina con quien se le ponga por delante, afición que desarrolla de una manera más seria como comentarista taurino en la emisora de radio municipal desde que esta comenzó a emitir.

A contracorriente de la palpable decadencia de los toros en Elda, Demetrio sigue pensando en la necesidad de crear un círculo taurino, porque como él dice “haber afición, la hay, lo que pasa es que no se conoce porque todo el mundo tiene coche y acude por su cuenta a las corridas que le interesan”.

Mariano GaUardo y Demetrio Pastor, empresarios.

Un último apunte sobre la personalidad del personaje, al margen de su portentosa memoria, viene marcado por la filosofía que intentó poner en práctica como promotor de festejos, filosofía que pasaba por abaratar al máximo los precios para que todo el mundo pudiera acudir y se llenara al máximo la  plaza, ingrediente necesario para provocar el espectáculo. Él intenta dejar claro que no montaba corridas por ganar dinero, aunque en algunas ganara respetables sumas, que le permitían enjugar otros fracasos económicos y seguir promoviendo festejos.

Para finalizar con este hombre de toros hay que recurrir a dos anécdotas que recogen su impronta empresarial e ingenio personal. Una, cuando consiguió llenar los graderíos de gorras blancas de marines norteamericanos, aprovechando una visita de la flota de EEUU al puerto de Alicante. Hasta Elda se los trajo a todos improvisando un fugaz negocio del que hizo partícipe a su contacto alicantino, el conserje del hotel Carlton.

Y la otra anécdota que el empresario recuerda con especial cariño no puede tener ingredientes más sabrosos. Fue en un momento un poco triste para él. ”Velita” le había dejado para pasar a ser apoderado por Poveda, que le consiguió una novillada en Petrel, en una plaza que se instaló a tal efecto, con motivo de unas Fiestas de Moros y Cristianos. Motivado un poco por la vanidad herida, otro poco por chulería (todos los toreros son un poco chulos) y otro poco por el amor al riesgo, Demetrio se sacó de la manga un festejo alternativo para ese mismo día y hora en la plaza de toros de Elda, con el pretexto de un “Homenaje a la mujer eldense”.

No hace falta decir que no sólo eclipsó la novillada de Petrel, sino que incluso le ganó dinero al asunto. Esa era la marca de fábrica que caracterizan los espectáculos que firmaba la ORGANIZACIÓN PASTOR.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

Una respuesta a “Notas para iniciar una historia de los toros en Elda”

  1. Gran artículo! El dato de la apertura del coso, con la historia de Perlito me ha parecido muy genuino, jajaja. Lástima que esta plaza no volverá a cumplir sus funciones iniciales, :(. Sirvo este enlace para el que quiera informarse sobre los espectáculos de toros más recientes!

    https://toroticket.com“>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>