Las fuentes públicas de la villa de Petrer

Nota: Artículo publicado en el número 15 del II tomo del coleccionable “Bitrir” -adquirir aquí-.

fuentes-de-agua-petrer-1

Introducción

Hoy, cuando nos acercamos a un grifo y lo abrimos para que mane el agua, no pensamos, ni por un momento, que nuestros mayores para conseguir este preciado líquido lo tenían bastante más difícil.

Antes de que se instalase el agua corriente en Petrer, a finales de la década de los 50, sus habitantes, como los de la mayoría de los pueblos de España, debían de coger el agua de las fuentes públicas para llevarla hasta sus casas.

Con este trabajo hemos querido acercarnos a la historia de unas construcciones esenciales para la vida cotidiana, ya que de ellas manaba el agua, líquido imprescindible en la alimentación y en la higiene de todas las personas.

La documentación del Archivo Municipal, la información oral y bibliográfica han sido fundamentales para esclarecer aspectos poco conocidos de estos centros neurálgicos de nuestra población, en tomo a los cuales podemos afirmar que giraba la vida de todo un pueblo.

Las fuentes de Petrer

Existían en Petrer numerosos puntos de abastecimiento de agua, donde poder llenar los cántaros y los botijos. Estaban ubicados en distintas zonas del núcleo urbano y consideramos interesante citar su emplazamiento, porque han desaparecido en la actualidad. Las fuentes de Petrer, hace unos años, estaban situadas en los siguientes lugares: una en la calle Gabriel Payá, construida sobre la pared de lo que era el huerto de la tía Matilde Maestre (hoy cruce calle Gabriel Payá con País Valencià), tenía un grifo y desapareció sobre 1949 ó 1950 cuando abrieron la calle Calvo Sotelo, hoy denominada País Valencià; otra fuente urbana estaba instalada en la calle Rafael Duyos; en la calle Luis Chorro había una fuente con un grifo situada enfrente de la casa del pintoret, era conocida por la fuente de la pintora, por el apodo de su vecino; en la calle José Perseguer, en el lugar conocido por El Portal, había una fuente con un grifo y un abrevadero delante del corral que más tarde sería carnicería del roig; en la Plaça de Baix, como veremos más adelante, hubo cuatro fuentes diferentes; en la calle Gabriel Brotóns, en el lugar conocido por la Placeta de Vera había otra fuente llamada de San Bartolomé, que fue inaugurada en el año 1881, con cuatro caños y más tarde pasó a tener dos, siendo trasladada esta misma fuente en 1950 a la Plaça de Dalt. A la fuente de San Bartolomé también iban las caballerías a beber.

fuentes-de-agua-petrer-2

Localización de las fuentes y los abrevaderos.

Otras tantas fuentes estuvieron situadas en las calles de San Rafael y de San Antonio, éstas dos últimas fueron colocadas en la década de los años 40 y desaparecieron no hace muchos años. En La Foia hubo otra fuente conocida como la fuente de D. Eleuterio, el agua venía de la mina de la Bienvenida, esta fuente estaba ubicada en el huerto propiedad de D. Eleuterio Abad y aunque no era una fuente pública, algunas mujeres solían ir a por agua, pagando al casero un céntimo por cada cántaro. En la calle Independencia había otra con un grifo; en la calle Santísimo Cristo; en el Paseo de la Explanada en un principio estuvo situada en el lado del paseo que da encima del patio de recreo del colegio Primo de Rivera, tenía el pie de hierro, después fue trasladada al otro lado de la calle, estaba empotrada en el muro y tenía una forma muy similar a la que había en las gradas de la iglesia; en la calle Cid Campeador había una fuente y un abrevadero que sustituyó al de la fuente de San Bartolomé; en el Salitre, hubo también una fuente con abrevadero, denominándose este lugar en la actualidad calle La Fuente. La que era conocida popularmente por la fuente del tío León, ya que vivía enfrente de la misma, estaba en un principio empotrada en el muro de la calle San Hermenegildo; esta fuente es la única que se conserva y funciona en la actualidad y está ubicada en la calle La Virgen esquina calle Castillo.

fuentes-de-agua-petrer-3

Fuente con abrevadero en ‘El Portal’

Habían otros puntos de abastecimiento de agua algo más alejados de la población, es el caso de los dos pozos con pilas de Cuatrovientos, que contenían agua de la mina de la Bienvenida y que servían para el suministro de la Alfarería Román; La Font de la Creu, situada muy cerca del actual lavadero, en dirección a las Cuevas del Río y de la que únicamente se conserva el pedestal; bajando hacia el río a mano derecha estaba situada una de las fuentes más antigua y popular de la población, conocida como la Font del Pessic, nombre debido a que este lugar era frecuentado por las parejas de novios. Junto a ella había un abrevadero; debido a que estaba algo alejada del núcleo urbano, era a esta fuente a la que iban los alfareros con los carros para llenar las pipas y poder llevar así el agua a las alfarerías para hacer el barro. La Font del Pessic se alimentaba del nacimiento de El Cantal, situado a unos 50 m. del Molí de l’Assut. La fuente manaba permanentemente y estaba pegada a la pared en el centro de una plazoleta de forma ovalada, cuya forma venía dada por un banco corrido, en el que la gente se sentaba a charlar y que también servía para descansar mientras se llenaban los recipientes de agua. En este marco tan idóneo se juntaban las gentes del Petrer de hace ya algunos años a celebrar acontecimientos festivos y de gran tradición en nuestro pueblo, como eran la popular nit del rotllo y la nit de San Bertomeu, en las que se comía, respectivamente, el típico rollo y la jugosa y estival sandía. Esta fuente desapareció hace muchos años, pero el abrevadero todavía se conserva. La conocida popularmente como la Font del Desperdicio, estaba situada pasado el puente del matadero, enfrente de lo que era la casa de Pepica, la curandera. De esta fuente sólo manaba agua cuando llovía y el agua iba a parar a la balsa de Felipet, que estaba junto a la fuente. En el paraje de Santa Bárbara también había y todavía existe una fuente con abrevadero. El agua nace allí mismo y se creó todo un sistema de canalización para poderla transportar hasta Elda; el acueducto medieval de San Rafael es un ejemplo. Esta fuente era un lugar de visita obligada cuando en los días de mona la gente se dirigía a este paraje o venía de camino del Arenal.

fuentes-de-agua-petrer-4

Fuente y abrevadero del Salitre.

Generalmente eran las mujeres, como nos recuerdan las canciones, las coplas, los refranes, etc., las que solían ir a por agua a la fuente; la mayoría de veces había que guardar cola y las mujeres mientras tanto hablaban y comentaban esperando su turno, convirtiéndose las fuentes públicas en un punto esencial de la convivencia social femenina.

Los recipientes que más se utilizaban para llevar el agua de las fuentes públicas a las casas, eran los cántaros. Éstos, una vez llenos, al llegar a casa eran abocados en la gerra hasta que ésta se completase.

fuentes-de-agua-petrer-5

La última fuente de Petrer está ubicada en la calle La Virgen.

Los botijos y los cántaros se lavaban fregándolos con arena, que se solía traer del yacimiento del Ginebre y las areneras la vendían en las calles. En un principio se lavaban en las mismas fuentes, pero más tarde se prohibió porque se ensuciaban mucho y además algunas de ellas, como ya hemos visto, tenían abrevadero para las caballerías. Los animales, en algunas ocasiones, provocaban incidentes en las fuentes al romper las piezas que estaban depositadas en el suelo para llenarlas.

fuentes-de-agua-petrer-6

‘El Desperdicio’.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>