El Pizarro sentó cátedra en Elda

La afición

Cada domingo que el Pizarro jugaba en Elda estaba arropado por una fiel afición que se convertía en el jugador número ocho. Con los gritos de ánimo y al estar tan encima de la cancha la atmósfera para los equipos visitantes se hacía poco menos que irrespirable. Los obuses de Julián, las palomitas de Laureano, la contundencia de Sócrates, la habilidad de Arraéz y los vuelos rasantes de Pepe Martínez,entre otros, eran letales para los conjuntos que pretendían sacar puntos de la pista Paz. Los grandes expresos del balonmano español de aquella época sucumbieron en cancha eldense. Granollers,Atlético de Madrid, Barcelona,Altos Hornos de Sagunto, Salleko de San Sebastián… regresaban a su punto de origen con la impotencia de ver como un grupo de jugadores aficionados les daban todo un repaso de fuerza y coraje, únicas armas que tenía el equipo que entrenaba el inolvidable Pepico Amat para frenar a aquellos trasatlánticos que tenían más calidad y técnica que el Pizarro.

Sarabia lanza a puerta en un partido contra el Sabadell, que ganó el Pizarro por un apretado 11-10. EI partido se jugó en la pista polideportiva, entonces descubierta. Hoy en las categorías superiores ya no se permite jugar al aire libre. 9 de tebrero de 1969.

Curiosidades

En el transcurrir del tiempo, según el legendario Julián Lloréns, el Pizarro tuvo otros nombres como Pizarro Antiguos Miembros del Frente de Juventudes, Club Balonmano Pizarro y el cuarto y último nombre del equipo en el momento de su desaparición, fue el de la Sociedad Cultural y Deportiva Pizarro.

Los presidentes que tuvo la entidad pizarrista fueron Francisco Miró Cremades, Lorenzo Lorenzo Lorenzo, que después sería edil de Deportes,Alonso González Gordillo y el cuarto y último presidente fue Fernando Tomás Martínez. Tres fueron los entrenadores que tuvo el Pizarro. Primero comenzó el inolvidable José Amat Cerdán, Pepico Amat. Le siguió Antonio Berenguer Valero, que residía en Alicante y sólo ponía el carnet para evitar sanciones. Y, finalmente, el propio Julián Lloréns Amat que, según su propia versión, «desempeñaba las funciones de técnico y jugador».

Los capitanes del Atlético de Madrid, Medina, y del Pizarro, Laureano, con el árbitro, el valenciano Cots. Ese día ganó el Atletico de Madrid 10-17 y se armá una gorda como consecuencia de lás decisiones arbitrales. 24 de octubre de 1965.

El Atlético de Madrid

A buen seguro que nadie llegó a pensar que todo un club histórico en el deporte español provocaría la desaparición del Pizarro como equipo de balonmano. El Atlético de Madrid y la Federación Española de Balonmano de aquellos años se bastaron para terminar de hundir a un modesto conjunto que estaba muy bien arropado por una afición que soportó las injusticias de una ley que, todavía muchas veces, continúa favoreciendo que el pez grande se coma al chico.«Aquello fue una tropelía del Atlético de Madrid y de la Federación Española porque el Pizarro era un equipo incómodo y no podían con nosotros», comenta Jullián Lloréns al tiempo que recuerda el poderío del club madrileño. «El Atlético de Madrid era el soporte de la selección nacional.Salvador Santos Campano, su vicepresidente,desempeñaba ese mismo cargo en la Federación Española y su entrenador, Domingo Bárcenas,también era el seleccionador nacional. Y,por si faltaba poco, había generales que procedían del Atlético Aviación. Todo eso jugó un papel decisivo en contra el Pizarro, equipo que, al ser de un pueblo, molestaba en Madrid», asevera Lloréns.

Sin embargo, las relaciones entre el Pizarro y el cuadro colchonero fueron, en sus inicios,de lo más cordiales. Lógicamente, siempre ganaban los madrileños y no pasaba nada. El problema llegó cuando los eldenses comenzaron a derrotar a los chicos de la capital de España. Cierto es que también perdían en Elda otros favoritos como Granollers o Barcelona,pero sabían perder y no sucedía nada extradeportivo, ya que los catalanes asimilaban las derrotas con deportividad. Pero el Atlético de Madrid nunca llegó a entender que un conjunto de un municipio no capital de provincia les superara y complicara el título de Liga con las únicas armas posibles: ganas y pundonor en busca del triunfo.

Primera derrota colchonera

ElAtlético de Madrid perdió su primer encuentro en Elda después de cinco visitas.Fue en la temporada 1964-65 cuando el Pizarro dio todo un recital y goleó a los colchoneros por 15-6. En esa campaña los eldenses no cedieron un solo punto en casa en toda la competición.

Pero en Madrid el Pizarro siempre sucumbía,«porque los arbitrajes que sufríamos eran descaradamente parciales, expulsando a nuestros jugadores de dos en dos y de tres entres», recuerda Julián. En la temporada 1966-67 el Pizarro sólo cedió un empate en casa ante el Grupo Seat de Barcelona, pero se proclamó campeón de invierno y al final de la Liga obtuvo la mejor clasificación de toda su historia al conseguir el cuarto puesto.

En la campaña 1967-68 se produjeron lamentables incidentes. Fue el 28 de enero de 1968 cuando se jugó el último Pizarro-Atlético de Madrid en la pista Paz. No cabía un alfiler y a primeras horas del domingo había llovido, lo que motivó que varios aficionados acudieran al balonmano provistos de paraguas. El juego resultó nivelado, pero controlado por el Pizarro. Sin embargo, a falta de escasos segundos y con un angustioso 14-13, el balón estaba en posesión de los madrileños que al contragolpe crearon la última jugada del encuentro. Pero de momento se frenó el ataque rojiblanco al aparecer un paraguas que despejó el esférico casi al mismo tiempo que finalizaba el tiempo reglamentario.

Incidentes y sanciones

Los balonmanistas atléticos rodearon al árbitro leonés, Gutiérrez, y se llevaron las manos a la cabeza al comprobar que el partido acabó de esa forma. En la calle los jugadores internacionales como Alcalde y Medina insultaron a la afición eldense, produciéndose lamentables incidentes como la rotura de cristales en algún automóvil de los madrileños. El 31 de enero de 1968 el Comité de Competición condenó al Pizarro a satisfacer una multa de 8.000 pesetas y tres partidos sin poder jugar en Elda. El equipo eldense recurrió y al final se mantuvo la sanción económica,pero los de Elda siguieron actuando en casa,aunque sin poder utilizar ya la pista Paz. Menos mal que la polideportiva estaba casi ultimada y el Pizarro pudo cambiar de cancha sin salir dela ciudad.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>