Duelo en La Melva: Colomina y Luisake, vidas paralelas

PREGUNTA. ¿Por qué, a diferencia de los pìlotos de velocidad, los mejores pilotos de motocross españoles luego no conseguíais buenos resultados en el europeo o en el mundial?

 

PABLO. Yo tengo mi razón y es que empecé a ir al mundial cuando tenía veinticinco años porque no tuve medios ni dinero para hacerlo antes. A esa edad tienes ya que ser campeón del mundo, no puedes empezar a correrlo entonces. Yo puntué cuatro veces (dos novenos, un doce y un quince) y puntuaba siempre en terreno duro, que eran como los circuitos españoles. Pero cuando me ponían arena, barro o terreno blando no tenía nada que hacer porque no estaba acostumbrado. La primera vez se vino Luis conmigo al mundial en Suiza, estaba diluviando en los entrenamientos y Luis tardó 45 minutos en sacar la moto de un agujero.

LUISAKE. Y cuando conseguí sacarla me caí por un ribazo… casi me muero.

PABLO. Me acuerdo que estábamos los dos dentro del furgón, que se había quedado de lado, todo lleno de goteras, los dos empapados de barro, hasta la perra. Se me queda mirando Luis y me dice: ¿Con que vente al mundial, eh?

LUISAKE. Yo he ido casi todas las veces al mundial con Pablo y me he quedado a décimas de clasificarme para correr, pero con décimas había treinta tíos.

Foto de la época alusiva a la rivalidad-amistad entre Colomina y Luisake.

PREGUNTA. ¿Cómo se explica que tuviérais tanta rivalidad entre vosotros y fuerais al mismo tiempo tan amigos?

PABLO. Hubo una temporada en la que iba a muerte con Luisake y si hubiera podido arrancarle una pierna se la hubiera arrancado.Y él a mí lo mismo. Hubo un momento en que estábamos muy picados. Éramos amigos, pero de los que nos mirábamos de reojo. Había bastante igualdad y, aunque éramos amigos, había un odio a muerte.

LUISAKE. Es bastante lógico que pasara eso. Realmente éramos amigos, pero ahí siempre había algo. Pablo fue el que me inició y el que me llevó a todos los lados, lo que pasa es que dos gallos en el mismo gallinero siempre tienen que pelear.

En el recibimiento a Colomina, acompañado por Luisake, al proclamarse campeón de España por primera vez en 1984.

PREGUNTA. ¿Cómo veis en la distancia la afición que había aquí al motocross en la época de La Melva? ¿Cuando habláis con al gente, qué os comentan?

LUISAKE. Es que entonces se hacían las carreras para el público y coincidía que había dos corredores, campeón y subcampeón, de dos pueblos tan pegados. Esa rivalidad es como si hoy se juega un Madrid-Barça. La afición se quedó un poco huérfana cuando acabó esa rivalidad.

PABLO. Cuando veo a la gente los fines de semana o contentilla en Moros, me doy cuenta de que hay mucha nostalgia, de que se ha quedado un vacío.

Otro momento del recibimiento al 'Emperador de Elda' y el 'Rayo de Petrel' (1984).

PREGUNTA. ¿Vuestra manera de correr era muy distinta?

LUISAKE. Siempre se ha dicho que Pablo era más técnico y yo le echaba más corazón, pero Pablo daba todo lo que tenía que dar. Él tenía un estilo más fino y yo más agresivo.

PABLO. El tener un estilo diferente no quiere decir que se sea más eficaz. Es más eficaz el que gana.

PREGUNTA. ¿Y en cuanto a las motos que llevábais, cuál era la mejor?

LUISAKE. Pablo corrió dos o tres años con KTM y era una de las mejores motos. Lo que ocurre es que el material era muy blando, se rompía mucho y había que estar cambiando piezas continuamente. Yo siempre he llevado Honda, que es donde me acoplé y es una moto irrompible. Aparte, las Honda eran muy difíciles de manejar y yo me gasté mucho dinero para que siempre llevaran lo mejoren suspensiones, amortiguadores… El motor me lo hacían como hacía falta.

Fue su primer triunfo, Colomina lograría hasta siete campeonatos nacionales. Luisake, seis.

PREGUNTA. ¿Hay que estar un poco loco para competir en moto?

PABLO. Hay que tener un puntico de locura, porque hay momentos en que te la tienes que jugar porque si en ese momento no te la juegas no pasas delante y no ganas. Hay que tener un punto de locura dentro de la cordura. Si no tienes ese toque, de echarle más huevos que el otro, no ganas.

 

LUISAKE. Loco es el que lo hace sin saber. De lo que se trata es de haber entrenado mucho y de saber hasta dónde llega tu cuerpo. Nunca te pasa por la cabeza que te puedas pegar una piña y quedarte parapléjico.

PABLO. Cuando te empieza a pasar eso por la cabezaes el momento de retirarse. Un piloto de competición nunca mira las noticias trágicas relacionadas con los pilotos y es muy difícil que un piloto vaya a ver a otro al hospital si ha tenido un accidente. Es como un caparazón que te pones: sé que eso está ahí pero no está. Cuando estás en un salto de 30 metros con cuatro pilotos más y piensas en esas cosas, lo mejor es que vendas la moto y te dediques a otra cosa.

LUISAKE. Normalmente eso sólo pasa en la cabeza de carrera. Yo ahora voy del diez para atrás y a lo mejor llevo el ritmo, pero prefiero ir detrás.

PABLO. Cuando él era ‘El rayo de Petrel’ y yo el ‘Emperador de Elda’ salíamos a ganar. Ahora yo soy ‘el sardineta a la plancha’ y él ‘el calambre de Petrel’.

PREGUNTA. ¿El interés por la moto se pierde con la edad, al no tener ya la tensión de la competición, u os va a acompañar toda la vida?

LUISAKE. Yo lo tengo presente porque estoy muy en contacto con la moto y me codeo con la gente que sigue activa haciendo carreras. Además, me gusta salir en moto. Ponerte el casco es olvidarte de problemas familiares, de letras… es mirar solamente hacia adelante y dedicarte a hacer un buen derrapaje o un salto perfecto. Para mí es como una droga.

PABLO. Para mí es algo diferente.

PREGUNTA. Junto con otros antiguos corredores tenéis una peña con la que salís a campo los fines de semana, ¿no?

PABLO. Somos quince pero nunca salimos todos. Solemos salir casi todas las semanas seis o siete y hemos tenido que cambiar un poco el chip: llevamos todos seguro, la matrícula… Una vez me pararon los del Seprona cuando iba por delante para decirme que no podíamos ir más de cinco cuando iba solo. Es una lástima porque en nuestro grupo, que ya somos carrozas, ¡dejaremos de saber cómo hay que hacer las cosas! Pero en este tema pagan justos por pecadores y nos tratan igual que a un chaval joven que se mete por todos los lados. A los viejos rockeros como nosotros nos meten en el mismo saco. Pero eso siempre ha sido así tanto en el campo como en la ciudad, aunque hay zonas en España donde el motero aún lo tiene más duro.

PREGUNTA. ¿Guardáis las motos con que corríais? ¿Tenéis motos nuevas ya sea de campo o de carretera? ¿Sois coleccionistas?

PABLO. Yo tengo una scooter y una moto de campo, que la cambio todos los años por un modelo que me guste. La tengo por tener una moto para salir al campo. El caso de Luis es diferente porque él sigue haciendo carreras.

LUISAKE. Con la mía hago carreras de cross y de asfalto. A lo mejor la cambio cada dos años, porque tampoco la uso mucho. Y tampoco salgo mucho al campo, ya que el Seprona se está poniendo muy duro. Hay cosas que no se pueden hacer y nosotros estamos por la labor de respetar el monte, pero se pasan y hay veces que asusta salir al campo con la moto. Procuramos hacer las cosas como ellos dicen, pero al final siempre te sacan algo.

PREGUNTA. ¿Qué os queda, en definitiva, de aquellos años?

PABLO. Ésos han sido los mejores años de nuestra vida. Éramos jóvenes, ganábamos más dinero del que podíamos gastar y nos surgían más novias de las que podíamos atender. Encima eras una persona conocida. Recuerdo una vez que tenía que coger un avión y por la carretera pisé una raya continua. Cuando me paró la Guardia Civil no sólo no me multó, sino que me escoltó hasta el aeropuerto. Hace poco me pararon por exceso de velocidad y me quitaron el carnet un mes. Ibas al médico y no hacías cola… Todo aquello se acabó, pero si me dieran a elegir, yo cambiaba diez años de aquéllos a cuarenta de éstos. A ver, dónde hay que firmar.

LUISAKE. A mí si me ponen una rodilla nueva empiezo a entrenar otra vez. Lo que está claro es que ahora el mejor día de la semana es el sábado, que es cuando te subes en la moto.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

4 respuestas a “Duelo en La Melva: Colomina y Luisake, vidas paralelas”

  1. buenisimos los tres reportajes históricos relacionados con el apasionante mundo de la moto.
    Parece mentira, que la gran afición que habia en la comarca por las motos, casi hoy ha desaparecido. !Qué tiempos aquellos ¡

  2. Campeones, campeones, , campeones, oeeee, oe, oeee
    Pues no inflamaban el corazón de los más jóvenes, como era mi caso en esa época, que buenos recuerdos…

  3. Conocí a Pablo en una entrega d premios en Sant Cugat del Valles, como si lo hubiese conocido d toda la vida, es tan abierto qe te haces amigo rápido, hablando de moto cros hubiésemos podido estar un día completo, a mi tmbien me encanta.

  4. Hola.
    Me encantan los reportajes de esos años, y los objetos de los 80 también. De hecho tengo algunas zapatillas ochenteras que guardo como oro en paño. Mi próxima meta será pasar a tener alguna motillo de esos tiempos.
    Saludos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>