¿Cabeza de turco?

Jose Antonio Hidalgo durante la entrevista

José Antonio Hidalgo durante la entrevista

Petreraldia cerró esta entrevista con José Manuel Hidalgo, alcalde de Petrer de 1995 a 2007 y actual portavoz de Esquerra Unida, horas antes de que se supiera la sentencia del Juzgado de lo Penal Número 5 de Alicante que le condena a seis meses de cárcel y siete años de inhabilitación para el desempeño de cargo público por un delito de prevaricación. En un principio, queríamos que nos valorara su trayectoria política y opinara sobre los años que se nos avecinan, ahora que su inclusión en las listas de EU de cara a las próximas elecciones iba a ser meramente testimonial y en la práctica abandonaba la política activa. Pero claro, la actualidad manda, y preguntarle sobre la sentencia era algo inevitable. En los primeros momentos tras el fallo, temimos que Hidalgo optase por cancelar la entrevista o, en su defecto, no admitiese preguntas relacionadas con el asunto, como confiesa “muchos asesores me han sugerido”.

Nuestros miedos, sin embargo, se disiparon bien pronto, cuando quedó claro que el actual portavoz de Esquerra Unida quería hablar especialmente sobre la sentencia. La noticia ha tenido repercusión nacional, apareciendo en medios que muy pocas veces se hacen eco de los avatares diarios de la localidad (algunos no se acordaban desde el tiroteo de los atracadores de la CAM): “¿Te imaginas que me presentara para las elecciones como alcaldable? Imagínate lo que hubiera sido entonces”, reflexiona. Hidalgo quiere limpiar su nombre y de hecho mañana ha convocado una rueda de prensa donde ofrecerá su argumentación y se valdrá de material gráfico, como unas fotografías aéreas que ya en este mismo juicio ha usado el arquitecto municipal, por cierto absuelto al considerar el juez que han prescrito los delitos de prevaricación urbanística de los que estaba acusado.

Mientras nos está contando todo esto, en la primera entrevista en profundidad que concede a un medio tras la noticia, vemos a un hombre preocupado y dolido: “¿cómo les explico a mis padres, de 80 años, que me han condenado a seis meses de cárcel? El daño ya está hecho”. Va a recurrir a la Audiencia Provincial de Alicante y lo seguirá haciendo, si el fallo no es favorable, hasta agotar la vía penal: “estoy con la conciencia totalmente tranquila, he hecho todo lo que tenía que hacer y sólo estaré satisfecho cuando la justicia me absuelva de todo lo que me acusa. Di la orden de ejecución; no sé qué más quieren, ¿que vaya con la maza a derribarla, como alcalde?”. Los recursos, hasta que haya una sentencia firme, eternizarán años la resolución, “desgraciadamente”, pues este hombre dolido también está resuelto a defender hasta el final “su absoluta inocencia”.

Ayer, reunido con el consejo político de EU a nivel local, pudo recibir “el apoyo y el cariño incondicional de todos ellos”. Antes, el órgano autonómico, en una reunión en la que se barajó todo (desde la dimisión “voluntaria” hasta la suspensión cautelar de militancia), ya se había expresado en los mismos términos. “No tengo la más mínima conciencia de haber hecho algo mal. Actué correctamente”. He aquí su testimonio.

-¿Qué valoración haces de la sentencia?

Una desproporción. Primero, ratificarme en que la actuación del alcalde en su momento fue la correcta, la que tocaba. Y después, antes de hablar del calado de la infracción urbanística, hablemos de su dimensión.

En cuanto salgas de aquí, cualquier manzana que veas, seguramente tendrá un acristalamiento, que es una ilegalidad, cualquier ático o altillo que veas tendrá un cubrimiento. En este aspecto, coincido en que los ayuntamientos hemos sido bastante permisivos y lo estamos siendo; incluso en mi actuación como alcalde he intentado llegar a acuerdos, porque no se trata de que llegue un alcalde y arrase con todo y después llegue otro y lo autorice todo. Creo que sería bueno tener criterios más o menos uniformes a la hora de establecer cuándo se actúa y cuándo no se actúa. Pero si por eso los alcaldes tendrían que estar en prisión, estaríamos todos los alcaldes de España en la cárcel.

Si tú eres culpable por haber dejado construir un metro cuadrado, eres igual de culpable que si dejas toda una urbanización, pero hablamos de algo que no llega a un metro cuadrado.

Ya digo, la sentencia es de un metro, pero aquí se ha querido dar un ejemplo de la dejadez de funciones, pero tampoco creo que haya sido así. El alcalde firma un decreto de apertura de expediente de infracción, firma un decreto de sanción económica, y ordena la de demolición; todo por decretos firmados. La labor del alcalde termina ahí y pasa al departamento de obras, donde se supone que tienen que seguir trabajando para que esto se lleve a la práctica, ya que ha sido una orden dada por el alcalde.

Esto fue en 1997. A los tres años, en el 2000, aparece este señor, el denunciante, con todo su derecho, realizando reclamaciones. Yo pregunto en obras por qué no se ha actuado aquí y se me dice, con criterio jurídico, que este hombre ha iniciado un proceso judicial por vía civil en el que demandaba al ayuntamiento la ejecución de ese derribo, y ello paraliza la vía administrativa. No podemos actuar, porque ahora va por vía civil, pues corríamos riesgo de actuar contra derecho e incurrir en un delito mayor. Cuando acaba este proceso, que por cierto pierde el demandante porque el juzgado se declara incompetente para juzgar el asunto, resulta que los plazos ya se habían cumplido. Ni yo, como alcalde, ni el ayuntamiento como tal, podemos actuar y no tenemos más remedio que acatar la situación y no se puede proceder al derribo.

Hablamos además, creo, del decreto 1.500 y pico que firmo en un año. Pero si el alcalde tiene que hacer un seguimiento para ver si se lleva a la práctica de cada decreto que firma… Pues confías en el departamento. Además, cuando hablas con el departamento y te da explicaciones razonables, pues bueno, si no se puede derribar, ¿qué vamos a hacer? Tampoco es tan grave, ¿eh? Tiene razón, pero la gravedad es, pues eso, un balcón cerrado, una esquinita de 1,20 partido por dos… ¿Y qué hacemos?

El hombre con todo su derecho se va a los tribunales y demanda al alcalde por vía penal. Primero lo mete a través de una instrucción que ordena el fiscal de Alicante y al final queda todo archivado, porque no veía que se había incurrido en delito alguno. Parece ser que ven una posibilidad de reabrir el tema, y ahora no solamente imputan al alcalde sino también al arquitecto. Y en este caso pues sí, se produce una sentencia en los términos que todos conocemos, y que nos parece sumamente desproporcionada, lógicamente.

Me gustaría que la gente cuando oye cárcel o prevaricación… (se interrumpe). No es la prevaricación clásica, sino que es prevaricación por dejadez de funciones, y por lo tanto el delito no es el mismo que el que ha prevaricado siendo consciente de que beneficia con una acción administrativa, aun perjudicando a otra persona. Y cómo explicar a la gente que la gravedad es similar a un altillo o un acristalamiento de un balcón. Por no haber actuado como ayuntamiento para derribar eso, por eso me tocan acatar seis meses de cárcel y siete años de inhabilitación, lo cual, creo, que es algo desproporcionado a todas luces.

-¿Vais a intentar incluir nuevas pruebas y argumentaciones en el recurso? Me refiero, todo esto ya estaba sobre la mesa en este juicio.

También estaba en el anterior y fue archivado y en este caso se nos ha sentenciado. Vamos a intentar incidir en la desproporción. Tengo la plena conciencia de que la actuación escrupulosa del alcalde ha sido la correcta. Tengo la conciencia muy tranquila y estoy convencido de que yo, personalmente, no he incurrido en nada. En los 2.000 decretos que se firman al año, siempre hay alguno, tal vez, en el que puedes decir si ser más o menos flexible o escrupuloso con la norma, y a veces dudas, pero en este caso, mirado fríamente, se ha hecho todo con el procedimiento adecuado administrativo; hemos seguido todos los pasos y trámites, no se ha quedado nada por hacer. El alcalde actúa correctamente en todo.

Aquí la diferencia está en por qué esto se permite y lo otro no. Pues porque aquí ha habido una denuncia, y en el resto de las balconadas, resulta que no denuncia nadie.

-¿Cree que el demandante ha entrado en este tema en el terreno de lo personal?

No. Creo que él está en todo su derecho, si bien es cierto que las formas le perdieron en cuanto a su comportamiento en relación conmigo. A título personal, he vivido amenazas, coacciones, persecución, y he podido denunciarlo, porque fue algo obsesivo por su parte, y en ese aspecto puedo reprocharle muchas cosas. Pero en cuanto a la denuncia estrictamente, creo que está en su derecho y ha hecho lo correcto. En la forma de hacerlo, repito, sí podría hacerle reproches.

-¿Te sientes una cabeza de turco?

Sí, es un pensamiento, pero eso no puede cuestionar una resolución. Pero sí tienes sospechas de que detrás de todo esto ha habido alguna intencionalidad de ser ejemplo de algo malo, seguro, e incluso de manipulación. Si calculas y ves la fecha en que todo se ha producido, si yo fuera candidato otra vez por Petrer imagínate.

-¿Irás en las listas?

Tengo el apoyo incondicional del órgano autonómico del partido,no sólo en mi persona sino también hacia las políticas que desde Petrer hemos desarrollado en estos últimos años. Se reunió, digo, el órgano y ante esta situación todo se contempló: se barajó pedir mi dimisión, que la presentara yo voluntariamente, la separación cautelar de la militancia, etc. Al final se decidió el apoyo incondicional, y a nivel de Petrer no sólo tengo el apoyo sino el cariño. La gente realmente esto lo ve con preocupación y las adhesiones han sido incondicionales. Ayer hubo consejo político a nivel local y ya digo, apoyo y cariño incondicional. Si no hay nada que lo impida, estaré en las listas testimonialmente.

-Pasarán años hasta que los recursos dicten una sentencia definitiva.

Desgraciadamente, es otra de las deficiencias de la justicia, su lentitud. Pero es eso, nosotros podemos hablar y valorar esto en los términos reales en que entendemos en que se ha producido todo, y vemos la dimensión del asunto. Pero el daño ya está hecho, cómo le explico yo a mi madre o a mi padre, personas de 80 años, que me han salido seis meses de cárcel. Al igual que mis padres, muchos vecinos y ciudadanos de Petrer que no tienen por qué entenderlo, pero ven la sentencia y dicen: “algo malo habrá hecho”.

El juez e incluso el fiscal valoran el ayuntamiento como un ente abstracto donde es difícil personalizar. Yo creo que todos los ayuntamientos, en el ámbito de aplicación de la disciplina urbanística, hay una gran dejadez. Yo ahí coincido y creo que sería bueno avanzar en ese ámbito: hay vecinos que consideran que en su parcela pueden hacer lo que quieran y que el ayuntamiento no es quien para decirles lo que tienen que hacer, cuando no debe ser así por el bien común de todos. En esta sentencia, como han visto que a nivel técnico no le podían aplicar ningún tipo de responsabilidad porque ha prescrito todo, y como el ayuntamiento al final tiene una serie de competencias en las que no termina de actuar correctamente, pues se ha personalizado todo en alguien. ¿Y en quién? En el único imputado que había, el alcalde. Así que yo he sido la cabeza de turco de todas las deficiencias de todos los ayuntamientos de España, y si por eso debo entrar en prisión, pues deberían entrar en la cárcel todos los alcaldes de todos los ayuntamientos, porque no hay ninguno que sea capaz de aplicar la normativa tan rigurosamente como para que no te aparezcan cosas de estas.

Me gustaría explicar que no hay intereses económicos detrás; incluso se ha llegado a decir que yo era propietario colindante y tengo terrenos, pero no, no hay nada detrás. No conozco a los propietarios, no conozco a la promotora, y al vecino demandante lo conozco por estas circunstancias. No he sacado beneficio ninguno, pero perjuicios sí, muchos.

Si hubiese el más mínimo ápice de posibilidad de que yo hubiera actuado incorrectamente, entonces yo acataría ese error; pero en este caso no tengo el más mínimo sentido de responsabilidad, aquí la única forma o resolución jurídica que aceptaría sería una absolución total. Si a mí me dicen que el ayuntamiento podría mejorar esto, me parecería bien, pero ser cabeza de turco de algo, me parece totalmente injusto.

-A su juicio, ¿el error de no derribar la casa viene de obras? ¿Del propio sistema?

El hombre comete un error, en vez de irse por la vía civil, debería haber venido al ayuntamiento y poner un contencioso-administrativo que le hubiera dado la razón. Pero se va por vía civil, cometiendo un error, y se inhabilita la posibilidad de actuar.

Aparte de otro tema, que no quiero sacar para no confundir más. Pero hay otra teoría, avalada por el Colegio de Arquitectos de Alicante, en la que lo que está mal no es la casa, es la valla. Y el promotor le plantea un retranqueo de valla, que lo haría correcto, y el hombre lo rechaza. Y está en su derecho, pero al final es un matiz tan absurdo que yo no asumo que sea responsable de esto. A lo mejor hay una sentencia que me inculpa, pero yo personalmente y mi conciencia me dice que yo he actuado en este caso correctamente. ¿Hay permisividad en el ayuntamiento? En este y en todos, pero la actuación del alcalde ha sido la correcta.

Como hemos indicado al principio, en esta extensa entrevista hablamos de muchos temas con el portavoz de Esquerra Unida, centránodonos también en su carrera y en su desempeño como alcalde durante doce años. Mañana se la ofreceremos.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

9 respuestas a “¿Cabeza de turco?”

  1. Animo Hidalgo, estoy de acuerdo con todo lo que has dicho, el punto de inflexión es tan ridículo que parece mentira que se pueda imputar a una persona y aun menos mandar 6 meses de prisión. Animo no tires la toalla.

  2. Ánimo Hidalgo, presentate a las elecciones. Mejor de número uno que en el veintiuno, un condenado a seis meses de cárcel y siete años de inhabilitación por prevaricación en las listas de EU, y depsués qereis dar lecciones al resto de partidos políticos. Vas a pasar a la historia por esta cuestión, que triste para Petrer…

  3. 6 Meses y 7 de inhabilitación por prevaricación de un retranqueo de 1,20 cm, venga Sr. Cabreao te puede caer bien o mal, pero si dices que no es ridículo evidentemente tienes un grado de hipocresía tan elevado como para que te lo vea un psiquiatra. Animo (a los dos).

  4. Una condena es una condena, la ley sera lenta, sera ridícula, pero hay que respetarla, eso si, primero se deberían de atender los grandes hurtos políticos de nuestra comunidad y después los casos menos trascendentes como este.

  5. Una condena la realiza un juez…un juez que se basa en unas pruebas…..unas pruebas que demuestran los delitos por los que se dictan sentencias….Hidalgo será bueno, habrá sido bueno, pero también ha sido condenado (y no por los ciudadanos de la calle, como pueda ser Camps, por ejemplo)

    Esta bien que “el condenado” se defienda señalando que la sentencia es desemsurada, que hable de su época de alcalde y todo eso…pero es que dice una cosa en la primera pregunta que me hace pensar: “Los ayuntamientos hemos sido bastante permisivos”….quizá le hayan condenado precisamente por eso, ¿no?

  6. El refran ya lo dice ” el que lo hace que lo pague”, y Hidalgo aunque no queramos verlo lo ha “hecho”. Justo es que ahora corra con las consecuencias para ejemplo de otros Ayuntamientos.

  7. Una condena la realiza un juez…dice “petrolanco”. En el caso de Fabra no bastaron ocho jueces y se dejó que el delito prescribiera, como ahora intenta Camps y antes consiguió Sanchís-Naseiro.
    El problema de la justicia es que es mentira que el que la hace la paga. La paga el que no tiene padrinos. Y para padrinos importantes los de cierta boda, donde acudieron de invitados Correa y el Bigotes. ¡Toma justicia!

  8. bien bien joan, estoy de acuerdo cuando dices que la justicia cae sobre el que no tiene padrinos. Es cierto. Pero también es cierto que, con padrinos o sin ellos, por un banquillo solo deben pasan los acusados, y las sentencias (repito) se basan en pruebas. Dudo de conspiraciones en este caso y no creo que Hidalgo sea culpable por lo que carece sino mas bien por lo que debió hacer en su dia:derribar una ilegalidad urbanística.

    Algunos, como fabra o camps son “astutos” y utilizan sus influencias, no lo niego. Pero el error de la justicia es precisamente ese, que no se condene a los que se deben condenar. Con o sin padrinos, los culpables deben pagar. Y si Hidalgo lo es, que la pague.

  9. Calificas de “error de la justicia” que no se condene a quien se debe condenar. Eso es ausencia de justicia, eso es justicia parcial, eso es injusticia. Y no es un error, está premeditado y legislado.
    Aparte están las “influencias” para que los jueces dimitan en rosario, el colocar el expediente en el cajón del olvido, el incluir errores en la instrucción, o robos sucesivos como en los juzgados de Marbella. Pero un error, cuando se convierte en costumbre, es otra cosa.
    Sería más acertado decirle horror. El horror de la justicia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>