La otra cara de la moneda

Mucho está dando que hablar en estos días el tema de la alta velocidad; como si de viajar más o menos rápido dependiera nuestro futuro, y la sensación de poderío y el placer que proporciona la idea de vivir en un mundo sin límites, fuese el espejismo, que dentro de nuestra ignorancia, nos produce una inmensa felicidad que nada ni nadie nos podrá arrebatar.


Vivimos de titulares completamente vacíos de contenido. Se nos vende la burra y ni siquiera miramos si tiene las cuatro patas que nos permitirá sacarle el mayor rendimiento posible. Simplemente nos quedamos con ella. Sin más averiguaciones, solo porque sí y porque así tendremos algo que nuestro vecino no tiene. Posiblemente por ser más listo que nosotros, claro.

Tenemos en nuestra capital de provincia (Alicante) una flamante estación de AVE o tren de alta velocidad (todavía sin terminar), y que unirá esta capital con Madrid en apenas dos horas y media,  la cual ha sido inaugurada hace unos días con bombo, platillos y una gran profusión de fotos, como la ocasión requiere. Una maravilla para los madrileños que tengan mucha prisa y un buen bolsillo, como así mismo para los viajeros de la capital alicantina que reúnan esas mismas condiciones.

Este es el titular. Falta el contenido o letra pequeña  que simplemente se omite. Y no se dice que al mismo tiempo que este gran acontecimiento se celebraba en Alicante, gran parte de la provincia se quedaba, sin comerlo ni beberlo, por obra y gracia de la desidia y mala gestión de la política local de todas las tendencias, sin conexión directa con Madrid, por ferrocarril. Y además hemos heredado los trenes desechados de la línea Madrid-Sevilla, que han estado corriendo desbocados desde el año 92. Cada uno tiene lo que se merece, por lo visto.

La estación de Elda, data del año 1858 y desde entonces los trenes han circulado, (más despacio por supuesto), desde Alicante a Madrid con parada en Elda, ya que al ser un núcleo de población importante y dada su situación, aglutina gran número de viajeros de las poblaciones vecinas, como  Petrer, Monóvar, Novelda, Sax, etc. todas ellas industriales y por tanto con movimiento no solo de viajeros si no de mercancías. Con la implantación de los trenes Talgo, Alvia, Altaria…y el creciente desarrollo industrial y comercial de la comarca como así mismo la gran cantidad de estudiantes que cursan estudios superiores en Madrid, han hecho que esa línea sea muy frecuentada y se puede (se podía) ver la estación cualquier fin de semana sobre todo, repleta de gente. Ahora si queremos llegar a Madrid tendremos que ir hasta Alicante en autobús o a la flamante, nueva y desconocida estación de Villena, que por cierto no está en Villena, lo cual, en el mejor de los casos nos llevaría una hora más hasta llegar al AVE esto suponiendo que el autobús-lanzadera llegara a tiempo. Además los horarios actuales no permiten ir y volver el mismo día, si no es en el AVE y por supuesto hasta Alicante o la recóndita estación de Villena y una vez allí  hay que buscarse la vida para regresar a Elda, con el consiguiente gasto adicional. ¿Qué pasará cuando acabe la oferta de promoción en los precios del AVE? ¿Quién podrá viajar a Madrid? (aparte de los políticos, claro). Todo esto en nombre del progreso… ¿el progreso de quién?

No pedimos ¡ni mucho menos! que el AVE pase por Elda y que pare, porque eso ya es imposible, pero sí que pedimos y es justo, que los trenes con dirección Madrid que pasan por Elda  PAREN y que den el servicio que esta comarca necesita y se merece.

Además la estación fue remodelada y modernizada en 2010, con la instalación de ascensores y la eliminación de barreras arquitectónicas, también con las consiguientes fotos de rigor de las autoridades de turno. Si ya sabían que la estación se iba a perder, a qué santo ese gasto inútil. Llegará un día en que dirán que tenemos la estación fantasma mejor acondicionada de España y también se harán la foto.

No parece lógico “beneficiar” a un número minoritario de viajeros, dejando a toda una comarca sin servicio.

Si Dios no lo remedia, pues los políticos ni están ni se les espera, esto tiene la pinta de ser un desatino más (por decirlo finamente), y esa estación de Villena es posible que tenga la misma suerte del aeropuerto de Castellón pero habrá que esperar unos años a que todo prescriba para ver si alguien tira de la manta, pero… ¡a buenas horas mangas verdes¡

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

2 respuestas a “La otra cara de la moneda”

  1. Totalmente de acuerdo con éste articulo. Al menos el alcalde de Petrer ha dicho que “están en negociaciones o tratando” de que sus superiores “tengan a bien” seguir manteniendo las paradas hacia y de Madrid aqui en la estación de Elda; a la superalcaldesa de Elda ni se la oye ni se la ve ni se la espera. Pero mientras tanto los ciudadanos seguimos chupando candaos.

  2. Còpie fragments de l’editorial de EL PAIS del 19 de juny: “El mismo tren que inauguró el primer trayecto del AVE entre Madrid y Sevilla hace 21 años ha llegado ahora a Alacant, que se ha convertido en la estación número 31 de la red de alta velocidad con la inauguración del tramo Albacete-Alacant de 165 kms y una inversión de 1,9 millones. Ha convertido a España en el país europeo con más kilómetros de AVE,
    3.100 kms, y el segundo del mundo después de la China, que tiene una
    superficie 20 veces mayor. En momentos de ajuste durísimo en sanidad
    y educación, algunos parámetros de la alta velocidad han quedado
    claramente desfasados. Resulta lamentable que algunas autoridades
    hayan incurrido de nuevo en proyecciones desmesuradas sobre el número
    de pasajeros. Lo ocurrido con el tramo Madrid-Valencia aconseja realismo:
    los 3,6 millones de pasajeros previstos se quedaron en 1,9 el primer año y en 1,7 millones el segundo. Haber destinado 11,5 millones a construir una estación en Villena (35.000 habitantes) hace temer el error de estaciones como las de Tardienta o Lucena, que implican importantes inversiones y en las que apenas se apean unas decenas de pasajeros al día.”
    Da que pensar. Tanto que parece que algunas lineas y muchas estaciones se construyen pensando más que en el servicio a los pasajeros, en las comisiones que las empresas constructoras pagarán a alguien. No olvidemos que “hay autores intelectuales” más cerca de lo que pensamos. Prueben ustedes a viajar desde Petrer o Elda hasta Xàbia o Dènia. Comprobarán que el AVE, la Gran Velocidad está pensada con dirección a Madrid en exclusiva y el resto, no importa o no existe para los (des)gobernantes.
    Los trayectos dentro de la provincia pueden durar cuatro o cinco horas, el doble que a Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>