El toro de la Vega y el mercado medieval

 

Me sorprendí la semana pasada al ver las páginas de cultura de los periódicos. Un día sí y otro también, aparecía una noticia sobre el toro de la Vega, un festejo realizado en la ciudad castellana de Tordesillas para matar a un toro con lanzas. Si aparecen estas noticias es por la actividad del movimiento por la liberación animal que nos aportan una nueva visión del mundo, donde no entran estos festejos crueles. Como bien dice un eslogan, “No es cultura, es tortura”. 

Además, hay declaraciones de representantes políticos del PP y del PSOE justificando esta actividad festera porque es una tradición, porque es legal, porque cumplen con un reglamento. Aducir estos argumentos es respaldar esta crueldad. Cabe recordar que las mujeres sólo pudieron acceder a los derechos políticos -entre ellos el voto- luchando y cambiando la legalidad; y lo mismo ocurrió en el caso de las personas negras que sufrieron esclavismo porque era legal. Todo esto nos muestra que hay legalidades injustas que tenemos que cambiar. Es legítimo luchar para evitar estas atrocidades con animales no humanos.

Este fin de semana pasado se ha celebrado el mercado medieval en Petrer. La animación ha sido constante, con muchas personas visitando las paradas y asistiendo a los espectáculos de acrobacias, malabarismos y teatrillos. Yo no he echado de menos la presencia de animales. Me parece fenomenal que el equipo de gobierno haya decido aplicar la ordenanza municipal sobre protección de los animales, además de cumplir la declaración institucional de hace muchos años por la que se declaraba Petrer ciudad libre de espectáculos y circos con animales. Hemos de aprender las personas a divertirnos sin usar animales en actos que les producen estrés, nerviosismo, alteraciones somáticas… Hemos de asumir las personas que los animales no humanos tienen dignidad. Desde el corazón verde de Compromís, consideramos que nuestros valores éticos deben estar a la altura de reconocer los derechos que tienen los animales a no estar sometidos al sufrimiento porque queramos las personas divertirnos.

Pastores y animales en el desfile de los Reyes Magos

En la cabalgata de Reyes, hemos de respetar a los animales y dejarlos tranquilos.

 

Ahora hemos de plantearnos qué haremos en la cabalgata de reyes donde ‘por tradición’ salen animales a altas horas de la noche: burros, ovejas, gansos, avestruz… Está claro que hemos de seguir la línea de respetarlos y dejarlos tranquilos. La cabalgata la hacemos las personas y podemos estar felices entre nosotros, sin hacer desfilar a conejos, gallinas, ocas que después padecen sus consecuencias, e incluso la muerte como ha ocurrido en años anteriores. Seamos felices sin dañar los derechos de los animales no humanos.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

22 respuestas a “El toro de la Vega y el mercado medieval”

  1. Eso, eso, y los caballos de la entrada de los moros. Mucha hipocresía y mucha falsedad es lo que veo. Quiero ver unos moros sin caballos y allí estaremos para recordarlo.

  2. Coincido con el comentario anterior. Ni los verdes, ni pp, ni PSOE, ni nadie parece atreverse con los caballos de moros y cristianos que también deben sufrir siguiendo el razonamiento del artículo.
    En la feria yo si he notado la falta de animales, estoy de acuerdo en no sobre explotarlos, pero en exhibirlos no veo mayor problema. Pienso que es un problema de exigir que los animales estén bien cuidados y que no s les sobrexplote . Aunque es sólo mi opinión. De todos modos, vuelvo a lo anterior, seguro que a los moros ni les toseis.

  3. Vosotros si generáis estrés y nerviosismo.
    Cuanta tontería habiendo cosas mucho más importantes que tratar.
    A ver si tenéis pelotas a quitar los caballos de las fiestas de moros y cristianos que también sufren alteraciones somáticas.

    Nada, seguir tras el corazón verde.

  4. Sinceramente es un tema bastante ridículo y el que escribe parece que está más influído por Walt Disney que por el raciocinio y la ciencia. Un animal, a excepción de algunos grandes simios, delfines y ballenas no tienen ni por atisbo conciencia de sí mismo. Si bien es cierto que esto no implica tener “carta blanca” sobre el trato que se merece, ni por cuestiones éticas o prácticas sobre un animal, hay que delimitar bien el problema antes de dar una solución, ya que en cualquier caso va a ser errónea.

    Por la misma regla de tres que se nos habla del estrés animal en una cabalgata o una exposición, se nos podría hablar del estrés que tienen al compartir establo, jaula o granja; o que incluso llevado al absurdo que a los animales se les dé la posibilidad de unas vacaciones pagadas, que seguro que se lo merecen.

    No dejen a los perros guías o perros policía ir por ninguna estación de tren. Absurdo, y dejen las cosas en su justa medida.

    Los primeros interesado que no les pase nada a los animales que se exponen son los propios propietarios de dichos animales, a excepción que el fin del animal sea el sacrificio, claro está. Por la misma regla, hagamos una campaña en contra de la exhibición de animales en zoos, parques temáticos, etc. Que en muchas ocasiones gracias a éstos se conserven especies en peligro de extinción en dichas instalaciones será un tema a despreciar por tanto. Pues va ser que sería bastante lamentable que fuera así, ¿verdad?.

    El tema a debatir cuáles son las apropiadas condiciones en los que deberán estar dichos animales, en cualquier circunstancia; ya sea en origen o en exhibición.; y para concretar dichas condiciones lo mejor es que hablen con aquellos que más les conocen, los señores que les cuidan y los señores que los estudian. Seguir con cierto “papanatismo ilustrado” (que no es en absoluto patrimonio o seña de identidad de partido alguno), y sobre este tema en concreto nos llevará en breve (en otros sitios ya se da), que los niños crean que el pollo es esa cosa que se compra en el súper en bandeja blanca.

    Un buen y correcto acercamiento y conocimiento del mundo animal y vegetal es imprescindible para todos, más allá de tradiciones que justifiquen según qué cosa.

    Siento haberme extendido tanto, un saludo a todo Petrer.

    1. Perdónenme, pero se me olvidaba lo más obvio: comparar el acto del toro de la Vega (acto cruel, injusto, humillante, y salvaje); con exposiciones más que controladas que permiten un mínimo conocimiento y contacto de la población con unos animales a los que ni por asomo se les va a quitar la vida en público, es cuanto menos desafortunada, injusta e indignante.

    2. Es bastante injusta la forma en que expones tus argumentos, y bastante hiriente para todas las personas que luchamos contra el maltrato animal en todas sus formas. En absoluto, la persona “dueña” del animal es la que más se preocupa por su bienestar en todos los casos. Los circos que exponen a osos bailando y tigres saltando por aros de fuego (para que la gente los vea “en vivo” y se entretenga), son “dueños” de estos animales y lo que les importa es ganar dinero; en absoluto les preocupa lo que los animales deben sufrir para ello. Lo de los zoos es otro tema polémico. Para conservar las especies hay que invertir en protegerlas en su hábitat. La mayoría de los zoos, no digo todos, tienen a sus animales encerrados en pésimas condiciones, cosa claro que la gente no ve, o no le preocupa. Y la protección de la especie, o que el niño pueda verlo de cerca, no justifica este maltrato, habiendo otras alternativas en las que se protege a los animales en su hábitat, como los safaris naturales, los santuarios que recogen y cuidan a estos pobres animales deshauciados de circos y zoos, las visitas guiadas para ver a las ballenas y delfines en su hábitat, excursiones ornitológicas,etc
      Que consideres que un animal, porque no tenga conciencia de sí mismo, carezca de derechos, es algo totalmente injusto e inhumano, impropio de estos tiempos. Que un animal no tenga conciencia de sí mismo no impide que sufra, y eso está más que demostrado. Y está claro que 40 gallinas compartiendo una jaula de 2 metros cuadrados sufrirán más que si tienen un espacio mínimo para moverse, y eso es algo por lo que luchamos los que amamos a los animales. Sería bellísimo e idílico que pudieran correr libres por el campo, pero si esto no es posible en la sociedad actual, al menos tratemos de reducir su sufrimiento. Está claro que un tigre está mejor en la selva libre que en un santuario de rescate, pero está claro también que estará mejor en ese santuario de rescate que encerrado toda su vida en una jaula de 2 x 2 metros viajando con un circo. Con tus argumentos, llevas las cosas a tal extremo que es imposible entenderlas.
      La cuestión es que, si no es necesario tener a un aguilucho bajo el sol en un feria medieval, con los ojos tapados, y soportando el barullo de gente, pues perfecto que no se haga. El aguilucho es un animal salvaje. el perro guía no. Y no lo justifica que el niño pueda pasar por allí, ver el aguilucho y decir ¡qué chulo! y ya está, a otra cosa.
      Y estoy de acuerdo en que esto no es comparable a la barbarie del Toro de la Vega, ni de lejos. Pero tampoco es una práctica acertada ni necesaria, se puede celebrar la feria medieval sin animales expuestos
      No trato de desacreditarte ni mucho menos, sólo trato de exponerte el punto de vista de las personas que sí estamos contentas de que se haya eliminado la exposición de animales en la feria medieval.
      Un saludo

  5. Coincido plenamente con los comentarios anteriores de Fernando, no obstante, lo más curioso del artículo, es la siguiente aseveración del firmante, en lo que quizás sea la cuestión clave del mismo: “Hemos de asumir las personas que los animales no humanos tienen dignidad. Desde el corazón verde de Compromís, consideramos que nuestros valores éticos deben estar a la altura de reconocer los derechos que tienen los animales a no estar sometidos al sufrimiento porque queramos las personas divertirnos.”
    Por supuesto que los animales “no humanos”, como afirma el firmante, deben ser respetados y/o protegidos, pero de ahí a que los animales “no humanos” tengan derechos, y muchísimo menos, dignidad, van varios infinitos; o lo que es los mismo, es una contradicción. Sólo el animal humano puede ser sujeto de derecho y sin lugar a dudas de dignidad. Y creo que tener que explicar las razones para ello no tiene mucho sentido, porque es una obviedad, de hecho es una cuestión que se explica a los chavales en la asignatura de ética en cuarto de la ESO. Menos mal que no ha aseverado que los animales “no humanos” son libres…¡Vaya con los valores éticos que tan de moda están! ¿Pero qué valores son esos? ¿Por añadirle el adjetivo “éticos”, hemos transformado aquello que sea un valor, en lo correcto? Cuánta empanada mental…

    1. Respetar a los animales, y darles la “dignidad” que tu les niegas, es lo que distingue a un humano “digno” del que no lo es.

    2. No estoy de acuerdo con tu argumento, aunque entiendo que la gente, en general, piensa así. porque de otro modo no ocurrirían las cosas que vemos a diario. Fuera de la lingüística y las definiciones de diccionario, para mí un oso, un animal majestuoso, fuerte, imponente, tocando la flauta en un programa de televisión, en su ser vivo al que el hombre ha quitado su “dignidad”. O, si no te gusta la palabra dignidad, llámalo como quieras, pero el significado es el mismo. Y los derechos de los animales son algo por lo que mucha gente lucha y vive, gente con valores que no merece burla porque les importen los animales. Igualmente, si no quieres llamarlo “derechos”, llámalo “la preocupación porque los animales vivan en las mejores condiciones sin que sean maltratados por el hombre”.
      Los animales “no humanos”, deben ser respetados y sí deben tener derechos y gente que vele por ellos

  6. Para empanada mental, los comentarios que acabo de leer. Parece que todos tienen que opinar sin saber el significado de la ética, la dignidad, los derechos de la naturaleza… Lo que está claro es que cualquier nueva propuesta -aunque esta de la defensa de los derechos de los animales lleva décadas- provoca una reacción en contra por parte de quienes ven peligra su ‘poder’. Tal vez harían bien los tertulianos anteriores en informarse sobre la filosofía y los derechos de los animales. Que haya profesores en las universidades que traten este tema debe ser que es un tema importante. O tal vez tengan una ‘empanada mental’ para los comentaristas.
    ¿Qué decís de las luchas por los derechos humanos, de las sufragistas, de los abolicionistas de la esclavitud, de la protección ambiental…?
    Venga, dejad de tira fuego que la bilis hay que cuidarla. Sed más dialogantes.

    1. Estimado Jorge,

      realmente duele ver cómo cualquier cosa sirve como excusa para hacer política, o mejor dicho mala política, y en eso nos hemos acostumbrado demasiado rápido. Y no me refiero a ningún partido en particular, si no a todos, o mejor dicho a Algunos integrantes de TODOS los Partidos. Ni éste, ni otros muchos temas debería nadie tener la torpeza de abordarse de ése modo. Por tanto, déjese lo de la bilis y otras zarandajas para la novela de la tarde, no es mi caso.

      Así mismo, leyendo lo de “ética, dignidad o derechos de la naturaleza” le recomiendo que no use tanta palabrería en vano, porque establece conceptos surreales, al igual que hace el autor del artículo por ejemplo con lo de “animales no humanos” (A) , o “alteraciones somáticas” (B)

      Todo el mundo puede opinar – faltaría más – , y no por ello debemos de ser de “uno u otro lado”. Le rogaría que nos ciñéramos al tema.

      Le puedo garantizar que en mi caso ya en el año 79 apoyé modesta, pero económicamente un proyecto en defensa de la naturaleza, (cuando aún eso en España era como ciencia ficción); a parte de realizar desde entonces otras actividades tanto particulares como profesionales a nivel del Estado (en coordinación con FAO y WTO), y tener amistades dentro del ámbito conservacionista que no vienen al caso. Sinceramente no creo que me pueda dar lecciones al respecto.

      La defensa de los derechos de los animales dependerá adónde se ponga el listón de sus derechos, en tanto en cuanto aparecen esos derechos por completa acción humana. La interacción humana-animal aparece hace bastantes miles de años, de tal forma que todos los animales domésticos aparecen por dicha acción (prácticamente todas las “especies originales” han desaparecido), y muchos por no decir ya la totalidad de la fauna interactúan con la acción humana.

      La equivalencia que se quiere dar entre la defensa de la naturaleza y los derechos humanos, etc., están tan alejadas, que únicamente se podrían concebir cierta analogía con la defensa de los grandes simios y posiblemente alguna especie marina, pero en absoluto en la manera que aquí se ha referido. La defensa de los derechos humanos, etc., están fuera de toda duda, pero sobretodo, están fuera de esta discusión. Lo que aquí se habla es la conveniencia o no, desde el punto de vista -actual -conservacionista/proteccionista de la presencia de animales domésticos y determinadas especies “exóticas” en determinados actos tradicionales (y en concreto en Petrer). Vamos a ello.

      ¿Sabia que dentro de lo que la UNESCO considera Patrimonio Inmaterial de la Humanidad hay diversas actividades Humanas, en las que la presencia animal y su interacción son imprescindibles?. Actividades como la CETRERIA (en 12países, entre ellos España), la sericultura (China), La tradición del boyeo y las carretas (Costa Rica), la equitación tradicional francesa, La Cabalgata de los Reyes en el sudeste de la República Checa, etc., etc (Fuente: https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Lista_Representativa_del_Patrimonio_Cultural_Inmaterial_de_la_Humanidad)

      ¿Consideramos que el pastoreo, la trashumancia (en proceso de ser Patrimonio de la Humanidad), el uso de animales de carga, etc. son actividades que atentan y han atentado históricamente a los animales, a la naturaleza, al campo, al agua …?. Supongo que dirá que no.

      ¿Consideramos justo que se ordeñe a las vacas, que se desteten los corderos, que se usen caballos en métodos policiales?. Pues ni sí, ni no; ni aquí ni antes: depende de cada caso particular en concreto.

      Ovejas subvencionadas por la CE, muriéndose de hambre por las calles de algunos pueblos de Castilla lamentablemente he conocido; y ovejas por mitad de un Madrid repleto de gente, también. El estrés o el sufrimiento de un rebaño de ovejas, cabras, u otros tipos de animales sanos, bien cuidados y correctamente dirigidos y controlados por mitad de una calle es aún lo habitual en muchos pueblos; y si esto se hace en una calle con gente no debe de suponer mayor estrés que el que sufren los niños pensando en los Reyes Magos y estando aún despiertos a esa hora de la noche.

      Los seres humanos somos seres conscientes y pensantes; gracias a un cerebro que a diferencia de los animales, nos permite ser conscientes de nuestra propia existencia. “(…) cuando más nos podemos equivocar es cuando, al comportamiento de cualquier animal, le atribuimos los mismos pensamientos o intenciones que le atribuiríamos a una persona que se comportase de igual modo”. (Extracto recogido del capítulo “¿En qué piensa mi perro? “del libro: “La Fábrica de las Ilusiones”, Ignacio Morgado, catedrático de Psicobiología en el Instituo de Neurociencia de la UAB)

      Se dice que rectificar es de sabios, y eso solo puede darse a partir del raciocinio – Humano, y solo humano -; lo contrario sería irracional, y supongo y espero que en cualquier caso, indeseable.

      Un saludo.

      NOTAS.-

      A- animales no humanos.-

      “RAE: humano, na.
      (Del lat. humānus).
      1. adj. Perteneciente o relativo al hombre.
      2. adj. Propio de él.
      3. adj. Comprensivo, sensible a los infortunios ajenos.
      4. m. Ser humano.
      5. m. pl. Conjunto de todos los hombres.”

      Es decir, los animales, siempre van a ser “No humanos”.

      B.- “alteraciones somáticas”.-

      “RAE: somático, ca.
      2. adj. Biol. Se dice del síntoma cuya naturaleza es eminentemente corpórea o material, para diferenciarlo del síntoma psíquico.”

      El cambio del síntoma corpóreo en una exposición animal, y que pueda en mi opinión únicamente puede suceder, se circunscribe a eyecciones y deposiciones típicas y normales en cualquier animal; a no ser que haya amputaciones de por medio, que NO es el caso.

  7. Me han resultado aclaratorios y gratificantes los comentarios de Fernando, más que otra cosa porque me dan una luz y una esperanza, de que hay quien lo tiene claro y argumenta y pone en su sitio a los humanos y y en su lugar a los animales.
    Y es que se desprende de las medidas unilaterales que se han tomado acerca de la participación de los animales en la Feria Medieval.
    Se observa que quienes apuestan por ese “no al maltrato de los animales”, no han vivido etapas pasadas en el que el único medio de transporte que había entre unas poblaciones y otras, era precisamente los carruajes tirados por animales. Así mismo para venir de la Estación del tren hasta Petrer, había una Diligencia, tirada por caballos, que recogía a los pasajeros. No hay que remontarse demasiado, todavía viven los hijos del dueño de esa empresa. Para poder comer, había que plantar trigo, para lo cual los surcos en la tierra se hacían con los arados tirados por mulas o caballos. No habían máquinas segadoras-trilladoras y los hombres lo hacían manualmente. Finalmente en la era se separaba la paja del trigo, llevando el trigo al molino y la paja al pajar de la cuadra
    Comento esto porque nadie se planteaba, que se le daba un maltrato a los animales de tiro. Si bien se criticaba al dueño que tenía al animal demasiado flaco, porque evidenciaba que trabajaba mucho y le daban poca comida.
    En cuanto a los perros y gatos, generalmente se le daban las sobras de la comida, entonces no había comida para perros y comida para gatos. Cada animal doméstico o domesticado cumplía con su misión.
    Pero hay quienes le han dado la vuelta al tema y se preocupan más de los animales que de las personas. En ocasiones se deja de lado a los padres, a la pareja, a los hijos, a los amigos y nos vamos con quienes nos siguen la corriente. Es una forma de que nos escuchen y en cuanto se tiene ocasión de imponer a todo un pueblo unas normas y leyes que poco ayudan a la cultura y la convivencia de sus gentes.
    Tengo claro que en el caso de Petrer, la gran mayoría de niños disfrutaban al contemplar de cerca e, incluso, tocar esos animales que solo ven en las películas y en los libros. Pero parece, que como no se revisen más profundamente algunas decisiones municipales, en el nombre de “por y con el pueblo”, se van a realizar muchos disparates. Este es uno de ellos.

  8. De nuevo, totalmente de acuerdo con lo que argumentas Fernando. Ahora bien, leído el comentario de Jorge en el que pone de manifiesto su profunda estupidez al respecto (y que conste que no es nada personal puesto que no lo conozco) cuando comenta: “Parece que todos tienen que opinar sin saber el significado de la ética, la dignidad, los derechos de la naturaleza…”. Respecto a que “todos tienen que opinar sin saber el significado de la ética, la dignidad…”, obviamente, a tenor de sus palabras, se incluira él mismo en dicho conjunto (al que por cierto, considero que no pertenezco, puesto que soy profesor de filosofía y, bueno, algún conocimiento sobre la materia tengo); mientras que respecto a ¿Los derechos de la naturaleza?… ¿Qué derechos son esos? Es un absurdo.

    Solo el ser humano es racional y solo él tiene la capacidad de pensar, solo el ser humano es consciente de sí mismo y de su entorno (con la salvedad de algunos animales como cita Fernando), y por tanto, solo el ser humano es libre para decidir y reflexionar respecto a sus acciones, luego sólo en él se da el comportamiento moral o ético. Y es precisamente por ello, por lo que solo el ser humano es responsable de sus actos y por tanto, solo él es sujeto de derecho (tiene derechos y deberes), y sin lugar a dudas, posee dignidad, es decir, es valioso por sí mismo. Por el hecho de ser humano es un fin en sí mismo, y deben respetarse sus derechos y también exigirle que cumpla con sus deberes. Sin embargo los animales, no son racionales, su conducta está predeterminada genéticamente, no son libres. No hay moral en el mundo animal, no hay moral en la naturaleza, y, teniendo en cuenta que aquí, parece que Jorge utiliza el concepto de derecho en el sentido de “derecho natural” que no en el sentido de “derecho positivo”, su relación con la moral es todavía más estrecha, por lo que, no hay derechos de la naturaleza, ni de los animales.

    Los hechos de la naturaleza son los que son y no hay más. Incluso el concepto mismo de “derecho natural” es exclusivamente humano. Otra cosa muy distinta (con lo que estoy totalmente de acuerdo), es que a través del “derecho positivo”, se trate de proteger a los animales y/o a la naturaleza y se trate de sancionar ciertas prácticas “humanas, exclusivamente humanas”, pero todo ello, dentro de un marco de coherencia y no a propósito de ciertas tendencias ideológicas. Me gustan la naturaleza y los animales, una de mis aficiones es el senderismo y he tenido perros toda mi vida, pero eso no implica que la realidad sea de otra manera, la realidad es la que es. Y es que Fernando, como bien sugieres las ideologías tienen estas cosas, se compran por paquetes y hieden a larga distancia… Cuando la pala llega a lecho rocoso, ya se sabe…

    Pdta: Por cierto, hablando de profesores universitarios, Jesús Mosterín, que es un filósofo español, catedrático de Lógica y Filosofía de la Universidad de Barcelona, además de profesor de investigación del Instituto de Filosofía del CSIC y colaborador de Félix Rodriguez de la Fuente, es quizás uno de los filósofos de la ciencia más implicado con el tema de la protección y defensa de los animales, y por supuesto, detractor del maltrato a los mismos, considera que éstos no tienen derechos, ni naturales, ni de ningún tipo, sin embargo piensa que sí se pueden proteger, o hacer una defensa de los mismos mediante el derecho “positivo”. Y ello, precisamente, atendiendo a la moralidad humana y no a una suerte de “animismo”.

  9. Basturrencio, creo que en ningún momento he negado respeto hacia los animales (y no voy a entrar en discusiones sobre el grado de respetabilidad de distintas acciones humanas en relación con los mismos por razones obvias), ahora bien, yo, ni le quito ni le niego la dignidad a los animales, porque es imposible hacerlo, no se puede, esto es; ni tú, ni yo, ni nadie puede dársela ni quitársela, puesto que no pueden tenerla, la dignidad es un valor exclusivamente humano. De hecho, es el concepto o valor fundante sobre el que gravitan los derechos humanos. La propia expresión lo dice, “derechos humanos”, “hu-ma-nos”. Es más, en éste ámbito, los derechos no se dan, se reconocen. Incluso te equivocas al sugerir que hay seres humanos dignos y otros que no lo son. Todos los seres humanos por el hecho de nacer humanos, es decir, por el hecho de pertenecer a nuestra especie poseen dignidad, independientemente de su catadura moral o de su salud mental. Por lo tanto, aquél que inflige maltrato o manifiesta crueldad (gratuita o no) con los animales, será un individuo inmoral, incluso un individuo con problemas mentales, un enfermo pero en ningún caso un individuo que no posea dignidad. Incido en el maltrato porque es una problemática más clara, puesto que con el respeto, entramos en una dinámica peligrosa respecto al criterio a utilizar. No obstante es un asunto complejo, ahora bien, lo de la dignidad amigo mío es de cajón.

    Entre otros muchos grandes pensadores que han reflexionado sobre ello a lo largo de la historia, me viene ahora a la mente un fragmento de la “Política” de Aristóteles que dice lo siguiente: “Y esto es lo propio del hombre frente a los animales: poseer, él solo, el sentido del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, y de los demás valores,…”.

  10. Me he quedado estupefacto con los textos de Fernando, Antonio y Navarro. Aparte de larguísimos, dejan clara una cuestión: no tienen ni idea de lo que se está hablando, pues se dedican a repetir lo ya sabido.
    Antonio se declara profesor de filosofía; le pediría que se pusiese al día sobre este asunto de los derechos de los animales y deje de lado a Aristóteles. Estamos hablando de cambio de paradigma. Tanto el antropocentrismo griego como el ilustrado están en una fase de decaimiento. Los cambios actuales exigen una nueva visión del mundo, sea ecocéntrica o biocéntrica.
    Antonio, ya que citas a Aristóteles, vete al libro I, capítulos II, IV y V, donde afirma que la razón es lo propio del hombre libre, y que mujeres, animales y esclavos no acceden a la razón, por lo que carecen de libertad y de finalidad en sí mismos..Es brutal lo que dice. Te recomiendo para que te pongas al día sobre el estatus moral de los animales en la ética leas algo de Pablo de Lora, Marta Tafalla, Jorge Riechmann, Asunción Herrera, Óscar Horta, Mª Luisa Cavana, Jesús Mosterín, Alfonso Lafora… Hay mucha bibliografía filosófica sobre la dignidad de los animales no humanos… y también en inglés.

  11. Creo, que aqui de lo que se trata es de clarificar a que llamamos maltrato animal, a mi parecer que un poni este en un mercado medieval donde suba un niño no es maltrato, que en una cabalgata de reyes los niños lleven un conejo entre los brazos, o suba un poni o un burro paseando , no es maltrato. Me parece que el Señor Tomas, que no tengo el gusto de conocer ha hecho una comparación fuera de orbita comparando el Toro de la Vega, con la cabalgata de Reyes. Los niños se acercan a los animales, los acarician y sólo les trasmiten cariño. ¿ Van a prohibir también la romería de San Antón ? . No entiendo nada, la feria medieval estaba desierta y por supuesto los niños echaron mucho de menos a los animales aunque este señor no.

  12. Para ser tan ilustrado y leído parece que le ha costado leer unos pocos párrafos.

    Que si cambio de paradigma, que si el antropocentrismo, ecocentrismo,, biocentrismo, Aristóteles … algo le ha debido sentar mal, o utiliza palabras y conceptos equivocados, y sin llegar al fondo de lo que significan. Si habla de ecocentrismo, o biocentrismo, en esto se ha de tener en cuenta al ser humano.

    Y téngalo claro: la Humanidad es como es por su relación con la naturaleza, y de esta relación, en especial por su relación con los animales domésticos. Sin esta relación, la Humanidad dejará de serlo.

    Le dejo enlace, como ejemplo de: https://es.wikipedia.org/wiki/Cabalgata_de_los_Reyes; o este otro:
    https://www.youtube.com/watch?v=EFrjIDGlL28

    Y también, por si cree que el idioma INGLES da importancia o veracidad a algo:https://www.youtube.com/watch?v=HXeH_nteFTQ

    Viendo los autores que pone (abogados, filósofos, etc), no creo que ninguno de éstos se haya acercado a un animal más de lo que permita el zoo (si es que han llegado a ir). Para hablar de un tema hay que saber de ello. La primera premisa del método científico es la observación, y desde el sillón de casa no les alcanza. Hablen con pastores, ganaderos, recojan un corral, den de comer al ganado, pastoreen un poco …

    Si al desconocimiento le añadimos una voluntad de llevar los axiomas a sus extremos, sin autocrítica y con pérdida de perspectiva, alcanzamos un Talibanismo, que si no fueran por el daño que hacen, sería risible en cualquier caso: “La sinrazón es como un toro” (y no fue Jesulín el que lo dijo).

  13. En fin Jorge, aquí cada uno ha manifestado su opinión respecto al tema, argumentando en mayor o menor medida sus posiciones, cosa que todavía estoy esperando que hagas, que aportes argumentos (aunque es evidente que el foro de una web no es el lugar más indicado para el diálogo y la discusión). Por tanto, si no lo haces, mejor no escribas nada o, como mínimo, no ataques del modo en que lo haces y muchísimo menos te atrevas a hablar de filosofía y de diálogo, porque estás haciendo el ridículo. Puedes estar de acuerdo o no, pero si no lo estás, argumenta y deja de cuestionar lo que unos y otros conocen o dejan de conocer. Constantemente apelas al principio de autoridad, lo cuál está muy bien, pero sin argumentos…mmmmm. Y sí, nos dedicamos a repetir lo ya sabido, porque es una posición que, además de tener vigencia, y puestos a apelar al principio de autoridad, también la mantienen una larga lista de filósofos y profesores de filosofía, tanto clásicos como contemporáneos.

    Puedes estar de acuerdo con ello o no, pero si no lo estás, argumenta y deja de cuestionar lo que unos y otros conocen o dejan de conocer cuando no piensan como tú, y cuando yo hablo de empanada mental, me refiero a confusión de conceptos, términos e ideas, que, a mi parecer (y al de Fernando también, puesto que lo argumenta) se dan en el texto del firmante del artículo de opinión.
    Yo no te voy a dar una larga lista de nombres, con dos me basta: Gustavo Bueno y Adela Cortina (que no son poca cosa, especialmente Adela Cortina respecto al tema que nos ocupa, puesto que es una de las catedráticas de filosofía moral más importantes de España, además de ser una de las impulsoras de la bioética en nuestro país, cuyas ideas conozco de primera mano puesto que fue profesora mía en la facultad). Pues bien, de acuerdo con ellos, los animales no tienen dignidad y por lo tanto derechos, e incluso Jesús Mosterín amigo Jorge, sí , Jesús Mosterín habla de que los animales no tienen “derechos naturales”, y no voy a redundar más en los mismo puesto que de sobras es sabido…ahora bien, convendrás conmigo en que no se trata de ver quién la tiene más larga.

    Y puesto que manifiestas esa actitud tan progresista, tan cool, tan new age, tan puesto al día en materia filosófica, científica y ética (¡Hasta has percibido tú solito un cambio de paradigma!), y nosotros somos tan “decimonónicos” que estudiamos cadáveres y nos agarramos a la tradición, ilústranos pues. Por cierto, yo también te recomendaria que te pusieses al día en matería filosófica amigo mío, pero tendrás que remontar unos cuántos siglos. No obstante, tienes en kioskos la colección dominical de los grandes filósofos de la historia en el periódico El País, colección bastante buena dirigida por Manuel Cruz, que te puede ahorrar un tiempo muy valioso. En fin, hasta siempre…

    Pdta: Aquí tienes de nuevo un texto larguísimo…¿Acaso te da pereza leer y escribir?

  14. Vamos a ponerlo fácil: como hay que respetar los derechos animales, también los de la INFANCIA.

    ¿Si los animales gozan de unos derechos que son ultrajados en Mercado Medieval y la Cabalgata de Reyes, porqué quitárselos a los niños? ¿Los niños tienen menos derechos?

    Usando como base el maravilloso texto de D. Tomás Pérez Medina, sr. que no tengo desgraciadamente el gusto de conocer, cambiemos “animales” por “niños”, “personas” por “adultos”, quedando así:

    -Me parece fenomenal que el equipo de gobierno haya decido aplicar la ordenanza municipal sobre protección de los NIÑOS, además de cumplir la declaración institucional de hace muchos años por la que se declaraba Petrer ciudad libre de espectáculos y circos con NIÑOS. Hemos de aprender las personas a divertirnos sin usar NIÑOS en actos que les producen estrés, nerviosismo, alteraciones somáticas… Hemos de asumir las personas que los NIÑOS tienen dignidad. Desde el corazón verde de Compromís, consideramos que nuestros valores éticos deben estar a la altura de reconocer los derechos que tienen los NIÑOS a no estar sometidos al sufrimiento porque queramos las personas divertirnos.

    En la cabalgata de Reyes, hemos de respetar a los NIÑOS y dejarlos tranquilos.

    Ahora hemos de plantearnos qué haremos en la cabalgata de reyes donde ‘por tradición’ salen NIÑOS a altas horas de la noche … Está claro que hemos de seguir la línea de respetarlos y dejarlos tranquilos. La cabalgata la hacemos los ADULTOS y podemos estar felices entre nosotros, sin hacer desfilar a NIÑOS que después padecen sus consecuencias, e incluso la muerte como ha ocurrido en años anteriores. Seamos felices sin dañar los derechos de los NIÑOS. =

    Sinceramente, esto me parece mucho más sensato.

    Por tanto :

    - 1.- NO deben protagonizar los NIÑOS espectáculos, como por ejemplo desfilando EN las FIESTAS; ni tampoco deben ser espectadores de éstas.

    - 2.- los NIÑO NO deben estar EN la CABALGATA de Reyes: a altas horas de la noche (deberían estar durmiendo en casa), que les produce estrés y cambios somáticos. En alguna ocasión han ocurrido accidentes, incluso con resultado de muerte (Málaga, 2013). Id en otro tipo de actividades o eventos que les pueda suponer algún tipo de estrés: ni mercado medieval ni partido de fútbol o baloncesto, ni en vivo ni por Tv.

    - 3.- los ADULTOS deben buscarse la felicidad por sus propios medios, SIN el uso protagonista de NIÑOS, ni éstos como espectadores de actividades estresantes o que les pueda producir ansiedad, insomnio o cualquier otro tipo de consecuencia dañina para su crecimiento y madurez psicosocial.

    Ahí se los dejo

    NOTAS.-

    1.- la frase absurda: “La sinrazón es como un toro”, http://www.elmundo.es/elmundolibro/2004/07/06/no_ficcion/1089130223.html , sobre un libro del Sr. Alfonso Lafora.

    2.- El “corazón verde” (¿?) de Compromís, o el de cualquier otro partido, debería pensar que con estas meteduras de pata – y cerrazón – lo que hacen es desacreditar otras muchas cosas de su ideario/trabajo que pueden ser realmente positivas e importantes.

    Si quieren ser realmente “verdes”, interésense de la desaparición de los terrenos más fértiles de los pueblos (y Petrer es un ejemplo “de libro”) sepultados por la expansión urbanística, el mal uso del agua y su nulo reciclaje, fomentar el uso de los aljibes en azoteas, la ayuda con dispositivos de ahorro para las cisternas, la recuperación de las torrenteras … y sobretodo, acercar la naturaleza a los niños y jóvenes, antes de que la humanidad acabe como “unidades semirobotizadas e interactuadas a través de internet”

    Un saludo.

  15. Totalmente de acuerdo con Fernando y Antonio Javier.

    Jorge, es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar o escribir y despejar las dudas definitivamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>