Pepa Villaplana (PP): “A lo mejor los ciudadanos nos agradecerían un gobierno en minoría con apoyos puntuales”

pp petrer

El Partido Popular ha optado por este tipo de formato en su promoción electoral antes que la conocida foto donde aparecen las 21 personas de la candidatura. En la imagen, los cuatro primeros puestos de la candidatura popular.

 

El Partido Popular venía de dos mayorías absolutas en las elecciones de 2007 (11 concejales) y 2011 (12 concejales) y en las elecciones de 2015 fue el partido más votado, con 7.105 papeletas (un 38,88 % del censo). No obstante, los concejales obtenidos, 9, no le servían para seguir ostentando la alcaldía -ni sumando con Ciudadanos- si los partidos de la izquierda se unían, como así ocurrió. Pascual Díaz, que abanderó aquella candidatura tras ocho años como primer edil, abandonaría la política a finales de 2017, firmando una etapa histórica para el partido.

El proyecto popular lo lidera ahora Pepa Villaplana, un rostro muy veterano de la política local, como ella misma destaca: “He tenido la gran suerte de haber podido estar 15 años en la política local”. Tiene el difícil cometido de romper en la localidad esa inercia progresista y de izquierdas que parece haberse levantado en el país, a tenor de las encuestas y los resultados de las elecciones nacionales y autonómicas. Para ello, se ha valido en su candidatura de veteranos de la política local, como Reme Amat o Óscar Payá, y de nuevos rostros, como los de Manuel Villena o Clara Serrano.

pepa 1

Con el lema “Un proyecto para cada necesidad”, Pepa Villaplana presenta un programa con propuestas como la de la ventanilla única municipal, “para agiilzar trámites burocráticos”, o una “revolución fiscal”, con una bajada del 10% del IBI. También confronta la gestión que opina ha dado el equipo de gobierno con la promesa de como lo haría el PP: “no hay improvisación, no hay abandono al ciudadano, no hay incertidumbre”.

 

-¿Cómo valoras en términos generales estos cuatro años de legislatura? Luego iremos al detalle.

Yo estos cuatro años, lamentablemente, los calificaría de desequilibrio.

Lo que parecía en un principio que era consenso de tres grupos (o así queríamos creer por el bien del municipio) no lo ha sido tanto. Después se cambió de alcalde, por primera vez desde la restauración de la democracia, y muchos concejales, de todos los partidos, también tuvieron que abandonar su escaño en el ayuntamiento por temas personales o profesionales. Todo muy respetable, pero todo eso empieza crear un poco de confusión.

Las tres agrupaciones no iban al mismo ritmo (tenían que preguntar a sus afiliados y ejecutivas), y por eso creo que la palabra desequilibrio define bien la legislatura. Para nosotros, y creo que también para los ciudadanos, ha sido una gestión lenta, improvisada y poco delicada en el aspecto humano.

Todo ello ha hecho incluso que la gestión haya estado parada. Las órdenes y directrices entre las concejalías han llegado tarde o con demasiada premura, y esto desestabiliza a todos los grupos y a los técnicos, a la propia institución del ayuntamiento, eso no es bueno. Al final, surgen la improvisación, las prisas y no hacer bien las cosas.

Lo hemos detectado como grupo de la oposición y también muchos vecinos que han pasado por este despacho para contarnos la tardanza en responderles y  recibirles. Este desequilibrio, que existe y es palpable, disgusta a la gente.

-Ya no está un referente del partido como Pascual Díaz. En la lista, no obstante, y entre caras nuevas, también quedan veteranos de la política local, tú entre ellos. Cuéntame cómo ha sido la configuración de la candidatura.

Yo he tenido la suerte de estar 15 años en la política local y digo suerte porque todos los políticos deberían pasar por esta administración, la más cercana, independientemente de en qué administración estén. Yo he estado dos veces en la oposición (2003 y 2015) y dos veces gestionando (2007 y 2011), y eso me ha dado un bagaje y un conocimiento de la política local. En esta trayectoria, he estado hablando durante todo este tiempo con técnicos, trabajadores, responsables, y siempre he querido saber más de la institución y su funcionamiento, qué necesidades y carencias hay, etc.

Y ahora doy este paso, porque creo que me lo sé un poquito, que tengo la capacidad, la experiencia y la gestión para ser la persona que encabece a este proyecto de hombres y mujeres que me acompañan.  Y siempre teniendo a la institución como el motor que a mí me mueve a presentarme.

Sobre quienes me acompañan, algunos compañeros han decidido dejar la política a un lado después de mucho tiempo y ha entrado gente nueva, con mucha ilusión. Se ha elegido a cinco personas que no estaban afiliados al PP y traen esa energía nueva e innovadora que todos los partidos necesitamos. Estos nuevos, junto con quienes ya tiene experiencia y personas que formaban parte de ejecutivas anteriores pero nunca habían estado en la una lista electoral, han dado un paso al frente.

Se trata de dar un paso adelante y ser valientes, porque la política no es una profesión prestigiosa, sino que está devaluada por todas las situaciones que hemos pasado todos los grupos políticos. Satisfacción por mi parte porque  ese paso se ha dado y participan en este proyecto diseñado entre todos para mejorar Petrer.

-Hablemos de pactos. Has señalado los problemas de un gobierno compartido, pero difícilmente el PP pueda gestionar sin alianzas.

El Partido Popular de Petrer sale a ganar, está claro. Dicho esto, y poniendo los pies en la tierra, la diversidad política tiene sus ventajas e inconvenientes. Ofrece más posibilidades al ciudadano de votar a más fuerzas y de elegir entre varios gestores, y a mí me gusta esa diversidad, pero sí es cierto que luego a la hora de pactar -da igual de qué bloque seas- es complicado.

Va a haber pactos porque no hay otra manera ahora de sacar ese número de concejales que te permita gobernar tú solo. La diversidad política, por otra parte, también nos hace demostrar a los ciudadanos que somos capaces de realizar cosas concretas que no nos benefician ni personal ni partidistamente, sino que llegamos a consensos y acuerdos en bien de todos los vecinos y la convivencia.

Ese ejercicio de consensos lo tenemos que hacer, pero también hay una posibilidad que se olvida: a lo mejor hay que gobernar en minoría, ¿por qué no? A lo mejor los ciudadanos nos agradecerían un gobierno en minoría, con apoyos puntuales de cualquier grupo sobre cuestiones concretas -incluso de grupos que estén en las antípodas de nuestro pensamiento en términos generales, pero que en esa cuestión determinada estamos todos de acuerdo-.

Coaliciones puntuales para el beneficio de nuestros vecinos… Creo que los ciudadanos hasta nos lo agradecerán, se darían cuenta de qué sí somos capaces de alcanzar acuerdos, y depositarían en nosotros toda su confianza. Creo, por tanto, que sería positivo también gobernar en minoría.

-Los resultados de las elecciones generales y autonómicas han sido muy malos para el PP, o así me lo parecen. El PP no es ni primera ni segunda fuerza. ¿Las extrapolas a las locales?

Han sido malísimos. No era el resultado que queríamos, y somos conscientes de ello.  No hay que olvidar que el presidente de nuestro partido sólo lleva 9 meses en el cargo. Un partido con una tradición y una consolidación de cargos en toda España, donde el nuevo presidente ha ido cambiando cosas -lógico y normal-, pero todo eso nos ha pillado con una preparación rápida de las elecciones, que estaban muy cercanas.

La política también son ciclos, de opinión de las personas y de presencia de los líderes de los partidos. Ahora tenemos que intentar por todos los medios, sobre todo en la política municipal, darle la vuelta. Y en la localidad tenemos que ver qué quieren los vecinos y qué necesita el municipio.

Se tiende a decir que los resultados van a ser paralelos o coincidentes, pero yo creo que la política municipal es totalmente diferente. El vecino quiere ver una cara conocida, saber quién es, cómo se comporta, de dónde viene, cómo trabaja, qué trabajo hace en la población, qué gente lleva… Creo que se valora mucho más las personas, su cualificación, su voluntad y personalidad que las siglas que exhibimos (que también las llevamos, evidentemente).

Yo creo que se vota más a las personas. Hemos tenido un mal resultado a nivel nacional y autonómico pero ello no nos va a influir en nuestro trabajo municipal, ni en dejar de señalar que el PP tiene el equipo y la candidata que la población necesita después de este desequilibrio vivido esta legislatura.

pedreres

El Polígono de Les Pedreres, ubicado junto a la Autovía Madrid-Alicante.

 

-Hacienda/fiscalidad/tasas

-Hablas de “revolución fiscal” en tu programa. Cuéntanos.

El objetivo del Partido Popular en los presupuestos durante esta legislatura ha sido la bajada de impuestos locales.

Lo hemos reivindicado en mociones, ruedas de prensa y en sugerencias al equipo de gobierno con números en la mano. Siempre hemos mantenido que Petrer  perfectamente podía –y se puede- bajar el impuesto del la contribución. Estamos convencidos de ellos, lo hemos estudiado muchísimo, tenemos los números hechos.

No es la situación de la crisis de 2007 a 2015, que nos castigó a ciudadanos y ayuntamiento tan duramente. En ese momento de crisis bajar tasas e impuestos es muy complicado, pero desde el PP siempre tuvimos claro que teníamos los deberes hechos, y que cuando la situación económica fuera mejor,  iba a ser posible bajar el IBI, y lo seguimos manteniendo.

Estamos convencidos que las empresas, los comerciantes y los vecinos necesitan esa revolución fiscal; es más, creo hay que devolverles el sacrificio que hicieron con el ayuntamiento esos años, en el que esas tasas se mantuvieron altas. Ahora hay que devolvérselo, es el momento.

Si el PP gobierna en Petrer, bajaremos la contribución, puesto que se puede hacer, convencidísimos estamos de ello.

-El iBI es progresivo.  Puede acabar siendo una rebaja anecdótica en alguien con pocos recursos y una notable en alguien con gran patrimonio.

El Ibi lo gestiona el SUMA y hay excepcionalidades, como por norma la de familia numerosa.

Pero si no entramos en crisis, y vienen tiempos favorables, y hay dinero en remanente, nos plantearíamos que el propio ayuntamiento diera ayudas o subvenciones para que, esas excepcionalidades que no cubre el SUMA, nosotros la podamos cubrir. Una labor que se comenzaría a hacer desde Servicios Sociales, recogiendo toda la documentación necesaria y estudiando y valorando cómo a las familias más desfavorecidas se les podría rebajar más el impuesto del IBI.

-¿Una bajada de cuánto? Has dicho que habíais hecho números.

Es una bajada de un 10%, siempre valorando una situación positiva y favorable. Igualmente, nosotros lo hacemos igualmente con los números que nos proporciona el equipo de gobierno, si entramos al gobierno habrá que ver.

-Los números de reducción de deuda me parecen muy buenos. Se han reducido diez millones; quedan 1.800.000 euros de deuda. ¿Algún pero a este balance?

Me sorprende muchísimo que se haga galantería de esas cifras, cuando no se recuerdan las cifras del Partido Popular en tiempos de crisis. En lo más agudo, del 2007 al 2015,  el PP siguió bajando la deuda de 15 millones que nos encontramos en 2007. A veces la deuda se puede pagar más y a veces se puede ganar menos.

Estupendo que hayan pagado esa cantidad de deuda, pero es que era su obligación. También hay que valorar si hemos dejado de prestar algún servicio que Petrer necesitaba, porque parece que no se haya nada más que pagar, que sea lo único que sabe hacer este equipo de gobierno. Los presupuestos están para gastar e invertirse, un ayuntamiento no debe ahorrar.

-¿Algo más en este área?

Hay tasas que necesiten un reajuste. En este momento a nosotros lo que más nos importa es todo lo que tenga que ver con creación de empleo. Por ejemplo, con empresas o emprendedores  que inicien sus negocios o empresas que vengan, debemos agilizarlo administrativamente, y económicamente echar un mano en lo posible para que vuelvan a surgir empresas importantes en nuestra localidad y el comercio tradicional.

Lamentablemente, al no tener suelo industrial, estas empresas están desapareciendo o yéndose a otras poblaciones, cuando aquí tienen una oportunidad inmejorable por las conexiones de comunicación que tiene nuestra localidad. No se ha gestionado bien para vertebrar a Petrer como el centro logístico que podría ser de toda la provincia.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

2 respuestas a “Pepa Villaplana (PP): “A lo mejor los ciudadanos nos agradecerían un gobierno en minoría con apoyos puntuales””

  1. Señora Pepa Villaplana , candidata a alcaldesa del PP :
    ¿una revolucion fiscal es dejar de ingresar mas de 800.000 euros en el IBI , en el impuesto mas justo, equitativo y progresivo que existe en España ?
    ¿ En que partidas del gasto municipal se detraerá esa cantidad ?,¿ en servicios sociales, en cultura , en medio ambiente , o en los sueldos de los concejales ?
    Dice que lo tienen muy estudiado , pues explíquele bién a los ciudadanos de Petrer, que es lo que van a perder por un ahorro medio de 35 euros anuales , porque no hay duros a cuatro pesetas.

    1. Bajar impuestos no significa quitar derechos, lo que ocurre es que cuando se recauda más de lo que se puede gastar como ha recordado varios años el concejal socialista de Hacienda diciendo que tenemos un sobrante de 3 millones y adelantamos deuda a los bancos, porque por ley no se lo puede gastar …, esos 800000 forman parte de ese sobrante.
      Si me quitan 40 € lo agradezco y no creo que pierda servicios públicos por ello.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>