Parados para restaurar zonas incendiadas no es la solución

Cómo es posible que nuestro Gobierno ignore que en España (en todos las provincias y en muchos pueblos), hay unos funcionarios de carrera (los ingenieros de montes suman más de 1000 en toda España y los agentes medioambientales, los antiguamente llamados y conocidos como guardas forestales, más de 3000 en toda España) y todos ellos saben que hay que cuidar lo que no está quemado y no limitarse a lo quemado.
Una medida como la anunciada es de pena: ¿qué pretenden hacer?, ¿poner a trabajar a los parados  solo de los pueblos quemados? ¡Y qué pasa en aquellos que no hay incendios! No se dan cuenta que lo importante es cuidar y premiar a los pueblos que  cuidan y no queman sus montes. A todos aquellos que se vuelcan en la protección y en la extinción y no solo aquellos que por desgracia se han quemado. Ignoran que salvo quitar árboles quemados no se puede hacer otra cosa. Todos sabemos que las lluvias se llevarán la tierra quemada, es decir, la erosión es inevitable. Todos sabemos que cuando llegue la primavera las plantas brotarán y las sierras se recuperarán solas y a su ritmo, dependiendo del clima, no de los millones de €  que digan en la prensa, las plantas no crecen en función de esos datos.
Si no tenemos dinero para cuidar lo que nos queda, en qué cabeza cabe cuidar lo quemado. Sí, las repoblaciones son importantes pero en muchas zonas no es necesario y eso lo saben los forestales y los ingenieros de montes.
Pero qué pena, los políticos siguen a la suya y todo se hace  cara a la prensa y a quedar bien. Ya hemos conocido promesas de este tipo y luego quedan en nada: pueden preguntar en los pueblos arrasados por los incendios en años anteriores. Lo importante es proteger  y cuidar lo que nos queda,  evitando futuros incendios.
Esa prevención es la que pueden hacer los parados, porque coger una azada  y recoger ramas con unos guantes lo puede hacer cualquiera,  ¿o es que también ignoran que no queda personal que conozca el uso de las motosierras, desbrozadoras y otras máquinas que requieren una cierta especialización para un adecuado manejo? Y ya no digamos el manejo del pastoreo, que también previene incendios y además da trabajo, pero eso también lo desconocen.
Ya está bien de mentir, los parados deben trabajar en sus montes   y no solo en los montes quemados, principalmente  deben trabajar en los montes verdes que nos quedan. Así que repito: los incendios se apagan en invierno y quienes van por delante son los pueblos que por propia iniciativa están rentabilizando sus montes extrayendo la biomasa forestal para sustituirla por el petróleo, y  los pueblos que están apostando por el pastoreo, como método natural y ecológico de luchar contra los incendios forestales.
Finalmente, tampoco saben que las Leyes obligan a los propietarios de los montes  a tomar medidas preventivas contra incendios y no tener los cortafuegos, las carreteras, las casas de campo, los hoteles y las urbanizaciones rodeadas de maleza, de tal forma que cuando llega el fuego hay que destinar todos los medios disponibles,  dejando la extinción del monte para después. Qué podemos esperar, en todo caso, del mismo Ministerio que introduce el bisonte en el norte de España y quiere exterminar el arruí  en el sur -eso sí, salvándolo solo en las fincas valladas…-.
Comparte esta noticia
Share on Facebook1Tweet about this on Twitter1Share on Google+0

Una respuesta a “Parados para restaurar zonas incendiadas no es la solución”

  1. Obliga la ley al empleador a dar de alta en la Seguridad Social al empleado. Obliga a pagar al empleado el Salario Mínimo Interprofesional.
    A no ser que estén pensando en tener empleados semiclandestinos, semilegales y sin preparación técnica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>