Alta velocidad en pruebas (I)

La técnica de la alta velocidad, que nos permite congelar con gran nitidez instantes imperceptibles para el ojo humano, como el despegue de un pequeño ave, no es desconocida para los lectores habituales de esta sección. Hemos mostrado bastantes fotografías con esta técnica, empleada y compartida por miembros de la asociación como Gabriel García, que nos mostró en vídeo cómo lo hacía, Juanjo Segura o Paco Choclán, que nos contó su propia experiencia de iniciación.

Ahora ha llegado el turno para mí, y sin ánimo de repetirnos, comparto mis primeras experiencias en este campo, mostrando ‘fotografías imperfectas’, fruto de estas primeras pruebas (3 fines de semana seguidos), y con las que todo el que haya hecho sus pinitos se sentirá identificado. Así, una de las máximas para la alta velocidad (y en general para la fotografía de naturaleza) es madrugar. Hemos de madrugar -yo me levanto a las seis- porque hay que realizar un montaje de todos los elementos necesarios, que nos llevará en torno a media hora de trabajo. En estas sesiones, el material empleado ha sido una cámara réflex digital Canon 60D, tres flashes Canon 430 EX II y un fondo artificial. La cámara ha de situarse en trípode y bien enfocada en el posadero, donde pondremos comida para atraer a nuestros protagonistas (yo  usé pipas y almendras). Y ahora empieza la parte técnica, hemos de ajustar la potencia del flash y realizar unos ajustes en cámara para conseguir parar el vuelo de las aves. ¿Lo he conseguido? Todo se andará…

Aquí, por ejemplo, hemos cogido al cabonero garrapinos, pero en una mala postura "fotogénica".

Aquí, el mismo ave, el carbonero garrapinos, está en una pose ideal, pero el detalle del escenario, con esa ramita saliendo, se "carga" la foto. En posteriores sesiones prescindí de él.

Aquí hemos congelado al herrerillo capuchino de perfil, es una pose atractiva, pero si la amplían verán que las alas están desenfocadas, fruto del movimiento. Con el flash a más potencia no habría ocurrido.

Ésta otra, también con el herrerillo, me gusta mucho; es en el instante justo en que va a echar a volar. ¿Qué sucede? El ala izquierda queda por detrás y no tiene la misma luminosidad que el ala derecha, perdiéndose detalles y definición.

Y aquí nuestro protagonista aterriza, pero el flash lateral derecho "no llega a tiempo" después de un disparo anterior. a tiempo y deja el ala derecha en sombras. El flash no llegó a tiempo de dispararse prque

Y bueno, de estas nos saldrán muchas; el herrerillo está bien enfocado, pero tiene las alas plegadas y la foto pierde gran parte de su impacto.

Aquí tampoco hemos detenido del todo el movimiento.

Bueno, hasta aquí por hoy, seguiré mostrando lo que dio de sí estas tres sesiones inaugurales y seguiré trabajando para acercaros (esperemos) mejores instantáneas. Lo cierto es que hay muchas posibilidades y tenemos muchas ideas, ¡sigan conectados!

 

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter1Share on Google+0

3 respuestas a “Alta velocidad en pruebas (I)”

  1. Joder con el amigo Nestor. Auténtico y humilde crak de la fotografia de naturaleza.
    Seguiremos tu evolución en el campo de la alta velocidad, porque sé de tu trabajo y tú perseverancia.
    Adelante.

  2. Néstor, seguro que consigues lo que te propongas, y dominar esta técnica donde se conjuga la tecnología y la suerte será una de ellas.
    Ánimo

  3. Que poco llevas en está técnica, y como se nota tú evolución. Admiro tú constancia, y la manera de crecer como fotógrafo . Sigue así que vendrán sus frutos. Sigue disfrutando, y haciéndonos disfrutar a los que te seguimos, un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>