Búho real: Seguimiento a nuestra familia (II)

…Continua desde aquí… (por Néstor Rico, fotógrafo naturalista e Ignacio Mora, senderista curioso).

Os mostramos las primeras fotografías tomadas desde más cerca. Evidentemente la actividad de la especie aumenta conforme la luz comienza a disminuir, aumentando sus paseos al exterior de la cueva para expulsar los excrementos, estirar las patas y picotear sobre la presa.

Por tanto, durante el día, los polluelos permanecen en un estado de modorra y sopor, agrupándose y conformando un ovillo indistinguible. Desconocemos aún cuantos pollos hay.

Se puede apreciar el plumón grisáceo característico de los primeros meses. Plumaje críptico y mullido que les aporta, junto con la unión de sus hermanos, una capa de aire que impide la pérdida del calor tan necesario de sus primeras noches sin el abrigo de los padres.

La sorpresa vendrá unos días después, conforme los pollos van teniendo la valentía de ir aproximándose al mundo que les rodea y dejando el ovillo. El día que encontramos los pollos nos habíamos equivocado al pensar que la puesta había terminado ya: la hembra aún tenía algún heredero más.

Son cuatro los pollos que han ido naciendo y creciendo ante nuestros ojos. Un número asombroso.

Los huevos se empiezan a incubar en el mismo momento en el que son puestos, así cada tres días nace un pollo y con nueve días de diferencia nacerá el cuarto. La diferencia de tamaño entre hermanos es como los Dalton de Luky Luck, y podemos encontrar juntos a una cría microscópica junto con su hermano el grandullón que le saca tres cuerpos de diferencia. El orden de los strigiformes es así, qué le vamos a hacer.

La enorme abundancia de conejos que existe en esta zona ha permitido al búho real ir abasteciendo sin muchos problemas a su descendencia ya que en caso de carencia de comida los hermanos primerizos y más grandes se comen al último en nacer y más pequeño. Y entonces en los diálogos en el nido se cambian el:

-          Hey hermanito, que bueno que estemos todos juntos. ¡Así somos más para jugar!

Por el:

-          Hey  ¿hermanito?, ¡¡qué bueno!!

Y así terminan ellos con la crisis alimentarias, pero sin malicia ¿eh? de buen rollito.

Total. Que aquí los tenemos, cada uno con un plumaje distinto, en diferentes estadíos de crecimiento pero con los mismos problemas. Devorados por una miríada de garrapatas, pulgas moscas, mosquitos y demás fauna asociada a estos nidos repletos de despojos de presas a medio comer y rodeado de excrementos y egagrópilas húmedas y calientes. Se cree que las aves no detectan olores ni aprecian el hedor fétido que desprende el nido, comprensible que la evolución lo haya querido así.


Noche tras noche va pasando. Los cañones de las alas van abriendo paso a unos colores en el plumaje más marcados, con mayor contraste. Los estiramientos de las alas se van convirtiendo poco a poco en entrenamientos de vuelo y la curiosidad por el mundo exterior se empieza a despertar en esta nuestra comunidad.

Los últimos días de abril llegaron con una desagradable sorpresa.  La entrada en la cueva estaba demasiado desierta, demasiado vacía. ¿Y los pollos? Hmmmm que raro, ¿estarán dentro? Pero con lo grandes que estaban se les vería de lejos.

Nos aproximamos un poco más.

Vacío.

Una foto al interior del hueco nos mostró que de cuatro, nada. Sólo uno y gracias.

…Continuará…

 

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

8 respuestas a “Búho real: Seguimiento a nuestra familia (II)”

  1. Verdaderamente sois unos artistas. Parezco un chiquillo , y peino canas, esperando la siguiente entrega. La historia de la familia de buhitos, me ha enganchado y sobre todo su lectura y la belleza de las fotos, consiguen que me olvide (por un rato )de muchos problemas.
    Necesitamos desconectar , de vez en cuando , de politicos, corrupciones y austeridades, y mirar, si, solo mirar un poco al apasionante mundo natural que nos rodea, porque vale la pena.

  2. OYE NESTOR ESTO NO SE HACE MACHO, A VER COMO DUERMO YO HASTA QUE ME ENTERE QUE HA PASADO CON LAS CRIAS QUE FALTAN. ESTUPENDA HISTORIA, ESTUPENDA
    NARRACIÓN Y FOTOS, COMO SIEMPRE, COJO….. DIGO GENIALES.
    POR FAVOR NO ALARGUEIS EL FINAL.
    SALUDOS.

  3. Amigo Armando no te precipites jejeje,no te preocupes que pronto se vera el desenlace,a observador gracias por estar siempre ahí,y por ultimo a J.Guillermo,para los amigos Guille,un gran fotógrafo naturalista junto a su hermano Moi,se os echa de menos,a ver si volvemos pronto a disfrutar de vuestro trabajo,muchisimas gracias por los comentarios.Respecto al reportaje solo quería decir que se ha fraccionado de esta manera porque 5 meses dan para mucho. Gracias Ignacio por implicarme en este proyecto,eres muy grande,como naturalista y como persona,un abrazo a todos…….

  4. Digo lo mismo, ¿Donde estan los otros buhitos?. Les estoy cogiendo cariño a estos animalitos nocturnos con esos ojos tan sorprentes y luminosos.
    Espero la siguiente entrega.

  5. VALE NESTOR, RECOJO LA “REGAÑINA” QUE VINIENDO DE TI ES UN CUMPLIDO.
    ME PONGO LAS PILAS Y YA ESTOY CON ALGO.
    SALUDOS Y HASTA PRONTO.

  6. Como me alegra ver este comentario,espero impaciente,se de buena tinta que vas quemando tarjetas de 8G con ese tele nuevo jejeje, un abrazo Guille.Nos vemos pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>