Reflexiones a la consideración del arruí como especie invasora

EL ARRUI. Ammotragus levia. ESTE HERBíVORO HA SIDO INCLUIDO EN EL ANEXO I DEL DECRETO 213/2009 DE 20 DE NOVIEMBRE (enlace a la noticia)

El arruí en la provincia... ¿héroe o villano?

En estos tiempos, que de los montes públicos y privados no se obtiene ningún beneficio económico. Cabe preguntarse, ¿qué daño hacen unos animales en el monte? Animales que además de comer hierba abonan el monte aportando nutrientes y reduciendo el riesgo de incendios forestales.

Tiempos, en que la función de los montes ha quedado reducida al importante uso recreativo paisajístico y medioambiental. Lejos quedan ya los años en que del monte se obtenía rentas por: pasto para el ganado, leña, carbón, cal, madera, esparto, piñas, mantillo etc. Todos estos aprovechamientos eran rentables y contribuyeron a mantener los montes libres de incendios forestales. Muchos montes llegaron a estar sobre explotados en aquellas épocas de dificultades, cuando del monte se obtenía todo lo que se necesitaba para subsistir.

Ahora, ocurre todo lo contrario. En muchos montes de la provincia no hay ningún aprovechamiento de los citados, quedando en un estado de abandono y sin rentabilidad económica alguna. Este abandono los empobrece biológicamente, (muchas especies vegetales desaparecen por falta de luz) favoreciendo la propagación de los incendios forestales y dificultando su extinción, todo ello como consecuencia de la densidad del matorral que hace casi imposible caminar por muchos montes.

Que habiten en los montes estos animales, no es incompatible con los usos actuales. Nuestros montes tienen muchas funciones, pero cuando se queman dejan de tenerlas por muchos años. Si no tienen otro uso ni otro rendimiento económico directo. Por qué no enriquecer el disfrute paisajístico con la presencia de unos animales inofensivos que no necesitan ayuda para estar en el monte, que no molestan a nadie y que además con una gestión adecuada de la caza, aporta ingresos económicos a arrendatarios de los cotos y a los propietarios de los montes.

¿La presencia de herbívoros como el arruí beneficia nuestro medio ambiente y su equilibrio?

Tenemos el testimonio de un socio fundador de ADHIF que cuenta con la experiencia de 80 años viviendo en el campo, nos dice una y otra vez, que desde niño buscaba caracoles en los montes de Ibi, Castalla, Tibi, y que con el paso de los años han ido desapareciendo. Coincidiendo con la desaparición de la ganadería extensiva, el abandono del monte y abundancia de los jabalíes. Estando recuperándose el caracol en aquellos lugares en que los arruís duermen. El mismo caso nos dice que ha ocurrido con el llamado por esta tierra timó real, Dictamnus hispanicus, planta que esta casi extinguida en la provincia de Alicante por la falta de herbívoros en los montes.

El caso del arruí en Alicante, es más una cuestión de simpatía, el animal no cae simpático y tiene mala prensa, pero no se puede decir:

-Que perjudica a la fauna, al contrario, aporta con sus excrementos nutrientes a la flora y crea el hábitat ideal para el desarrollo de los insectos necesarios para el alimento de las perdices en los primeros días de vida. Crea espacios abiertos en el monte con pastos más nutritivos para otras especies como el conejo. Permitiendo brotes con más calidad, lo que toda la vida aportaron las ovejas, cabras o vacas.

-Que perjudica a la flora, es la especie que menos ramonea. Estaría muy dañada la flora, porque existieron muchas ovejas en otros tiempos y que casualidad había más perdices y más conejos y menos incendios. Que perjudica a la agricultura, la agricultura esta desapareciendo en las zonas altas y con los actuales precios de almendras y olivas, en los próximos años se abandonará lo poco que queda. Salvo excepciones muy contadas, el arruí no baja a los cultivos de lo valles. Únicamente hace algunos daños en los cultivos próximos a zonas altas. Dándose una contradicción. En los pocos cultivos de montaña que quedan, para que los arruís u otros herbívoros no bajen a los mismos, en lugar de ahuyentarlos los atraen poniéndoles cebaderos con comida agua y piedras de sal, “así, cuando los matan tienen menos trayecto para llevarlos a casa”.

La actual población de arruí no produce erosión ni otros daños al medio. El arruí no es trasmisor de enfermedades y es resistente a la sarna que tanto daño hace en las poblaciones de otros rumiantes.

El arruí vive en un lugar que no está ocupado por ningún otro herbívoro, por lo que no desplaza a ninguna especie. El pastoreo extensivo casi no existe en las zonas donde vive por ahora el arruí. Y en los pocos montes con ganadería, el arruí no molesta, ni tampoco es desplazado por los rebaños.

El uso recreativo y paisajístico de los montes se enriquece con su presencia. Una gran mayoría de las personas que visitan nuestros montes les decepciona bastante no encontrar animales. Si hiciéramos una encuesta en los Colegios, Institutos, Asociaciones de Montañeros, la mayoría diría que quiere ver animales en los montes y que no lo maten. Pero si la encuesta la hacemos entre los cazadores, también habría sorpresa. No creemos que estén dispuestos a renunciar gratuitamente a unos ingresos que hasta ahora tienen y que si se acaba con el arruí no volverán a tener en unos cuantas décadas, porque la cabra montes será difícil que llegue a ocupar nuestras sierras si no le ayudamos. Recordemos, la provincia de Alicante esta fragmentada por autovías.

En poco más de quince años, el arruí se ha desarrollado extraordinariamente en las sierras interiores de la provincia, en especial las pertenecientes a Petrer y Castalla.

ADHIF esta de acuerdo en eliminar el arruí en aquellos montes que se introduzca la cabra montes. Añadiendo seguidamente que el zorro, el pino, la ardilla o el jabalí son igualmente especies invasoras. Todos conocemos un viejo pino solitario rodeado de 2 has. de pinos jóvenes, ¿también sería el pino una especie invasora? Y no digamos el jabalí.

Tenemos el caso de la ardilla que parece caer simpática y nadie dice nada. Algunos opinan que son perjudiciales para los nidos de pequeños pájaros. El arruí está por demostrar que perjudique a ninguna especie, ni vegetal, ni animal.

Pero lo de invasora, todas las especies lo son, de lo contrario habrían desaparecido, Pero invasora desplazando a otras, no está tan claro en Alicante. Si hace 40 años solo teníamos en nuestros montes ovejas y cabras domésticas y gracias a que llegaron los arruís (intencionada o accidentalmente) ahora tenemos arruís ciervos y muflones en libertad, creemos que el resultado no es malo.

Entendemos que no es exótica ni invasora, si realmente lo fuese, las quejas y reclamaciones de los cotos de caza mayor y menor, de los agricultores y ganaderos, de los propietarios de montes, de la Federación de Caza, de los Ayuntamientos, de los excursionistas etc etc. serian tan abrumadoras que este Decreto vendría acompañado de un proyecto y del presupuesto necesario para acabar con todos los arruís en 15 días, ya que técnicamente es posible. Si fuera invasora, no estaría en retroceso en los montes de Alicante. El número de arruís que se cazan legalmente al año va disminuyendo, lo que indica claramente que no están aumentando las poblaciones. Sí están aumentando en las zonas donde había poca presencia, pero esto obedece a dos razones.

-Una, es algo natural que una especie se desplace a otras zonas libres de competidores, más tranquilas y con buenos pastos.

-Dos, cuando se le mata en una zona algunos individuos en su intento de salvarse buscan refugio en otras zonas, aunque luego vuelvan.

Añadiremos que donde hay herbívoros disminuye el jabalí, éste si que es un invasor y destructor de todo tipo de puestas, nidos, madrigueras, cultivos agrícolas, repoblaciones forestales, colmenas, etc. Por no seguir argumentando que la Ley de Montes de 1993, en el capitulo II Art. 49, obliga a los propietarios de los montes a luchar contra los incendios forestales (que en otros tiempos los usuarios del monte lo conocían y lo respetaban y ahora los nuevos usuarios lo disfrutan sin conocer todos sus valores) y que faltan los estudios que demuestren la necesidad de acabar con estos animales. Especialmente eso: por ahora no está demostrado que su presencia en los montes de Alicante perjudique a otras especies vegetales o animales.

Con este Decreto quedamos bien con Europa, y de paso acabamos con los pocos ciervos y muflones que tenemos en libertad en la provincia de Alicante. Decreto que perjudica a todos los animales que tenemos en nuestros montes, favoreciendo únicamente al jabalí. Muchos cazadores, ante la posibilidad de matar una pieza de caza mayor, probablemente se decidan por un rumiante. En la cacerías el precio varia bastante, si es a jabalí 60 € si se incluye algún rumiante la cifra sube a 250 €. Si hablamos de la modalidad al rececho las cifras son muy superiores.

Por estas razones es una decisión poco acertada. En los próximos años aumentarán las poblaciones de jabalí y los daños que este omnívoro produce en la provincia de Alicante.

Dicho todo lo anterior, en Valencia y Castellón tienen cabra montés, pero en Alicante no la tenemos y por tanto el arruí no la desplaza. El ejemplo de Canarias viene bien, allí tampoco se acabó con los arruís. ¿Ahora que hacemos con los cotos de caza mayor que tienen un buen negocio con ellos? Miremos lo que hacen en Sierra Espuña (Murcia) y en los cotos de renombre en la Comunidad Valenciana, como el coto Garrincho y la Fenassosa en (Alicante) o el Tochar en (Valencia). ¿Y con los trofeos?, ya no se podrán homologar, ya no se puede transportar un arruí, ni comercial etc.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

3 respuestas a “Reflexiones a la consideración del arruí como especie invasora”

  1. LAS ARRUÍ en fincas del alto guadalentin por encima del pantano de puentes, destrozando almendrales jóvenes 2, 3, 4 años de edad en secano con mucho esfuerzo y sacrificio, fincas ecológicas, almendro ,olivo, cereal, a las que hay ademas de trabajo , hay que poner dinero para conservarlas. Que esta haciendo la administración? han hecho polvo la plantación en una sola jornada. mi hijo con 30 años desolado con lo que ha visto y fotografiado esta tarde. necesitamos actuaciones de quien corresponda, no vasta con abrir la veda. nosotros no queremos hacer daño a los animales, solo queremos que quien las trajo se las lleve, pues arrasan con todo, ecosistema, medio ambiente, plantaciones de secano y sobre todo el esfuerzo, la ilusión y esperanza de los jóvenes y no tan jóvenes agricultores.
    EN TIERRAS DE SECANO. estos animales, el 80% del año no hay pastos, y si los hay prefieren el brote tierno del almendro , olivo y cereal. Nos vimos aligados a vender nuestro ganado autóctono, oveja segureña por ser un desastre económico, por falta de pastos. Estas tierras se llevan cultivando cientos de años, y ahora que ?
    vienen cuatro plataformas de impresentables que solo velan por el intres de pegar 4 tiros y satisfacer su ego personal.
    En cuanto a la sostenibilidad, si hubiéramos apostado por los ganados de ovejas y cabras que están controladas por sus dueños, eso si es sostevinilidad , desbrozan monte bajo y abonan , y no se toca ni siquiera un pino, mucho menos producciones agrícolas, pero claro es mejor para el interés general crear reservas de caza con especies incontroladas que destrocen cientos de años de actividad agrícola autóctona porque estos animales campan a sus anchas sin control de ninguna tipo , arruinando la economía local. Que alguien me conteste a todo esto.
    quien restablece el equilibrio? quien paga los daños, por otro lado irreparables en la perdida de ganadería controlada. nos hemos quedado sin cabaña autóctona con lo que eso conlleva.
    un saludo
    Conchi, una agricultora de 50 años con un hijo de 30 que intenta seguir con la tradición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>