Va de águilas: calzada y ratonera

 

Hace poco os conté cómo me fue en Motilla del Palancar -el fotógrafo José Luis Martínez, nuestro anfitrión, nos devolvió la visita-, y hoy os traigo más imágenes de esas tierras conquenses. En esta ocasión, el objetivo principal a fotografiar eran las águilas calzadas -ya nos la enseñó el propio José Luis en estas páginas-,  rapaces de mediano tamaño, tirando a grande, de bello porte y agresividad manifiesta. Había que darse prisa ya que esta rapaz nos visita en abril para criar en la Península y luego nos abandona en septiembre, para regresar a sus cuarteles de invierno (de vuelta a África).

La jornada empezaba temprano, de buena mañana, y a las ocho ya estábamos en el hide. Apenas comenzábamos a hacernos al espacio cuando, a los quince minutos, se presentó majestuosa el águila calzada. Quizá fuera que no la esperaba tan pronto,  pero lo cierto es que me erizaron los pelos y me impresionó verla a cinco metros escasos, copando con las alas abiertas toda nuestra panorámica.

Fue la locura: foto a foto iba agotando las tarjetas, resoplaba y cogía aire, a la  vez que iba asimilando,  y después degustando, la asombrosa mañana que nos esperaba.

Aguila-calzada-(1)

Entró de sopetón y a mí me puso los pelos como escarpias.

Aguila-calzada-(2)

El águila calzada (Hieraaetus pennatus) nos abandona en estas fechas para regresar a África.

Aguila-calzada-(3)

Es una rapaz de tamaño medio, tirando a grande.

Aguila-calzada-(4)

Aquí, se yergue ante nosotros.

Aguila-calzada-(5)

El águila calzada (Hieraaetus pennatus), un gran cazador.

 

Pasaban las horas y la calzada allí seguía dándonos mucho juego. A lo largo de la mañana la charca era un hervidero de aves: picogordos, pico picapinos, herrerillos, tórtolas, etc., no paraban de entrar ante nosotros y a todo ello el águila calzada allí seguía, como rey en su trono, vigilando palmo a palmo su territorio.

La sorpresa mayor fue a media mañana, cuando apareció un busardo ratonero, otro águila de tamaño similar, y ahí empezó otro espectáculo natural, el de las peleas y miradas amenazantes entre ellos hicieron que el tiempo volase, son de esas imágenes que no se borrarán en la vida, sólo puedo decir que… Muchísimas gracias a José Luis y a toda su familia por todo, por las experiencias vividas y lo mejor, esa amistad que nos une.

Busardo-ratonero-(2)

Busardo ratonero (Buteo buteo) o águila ratonera.

 

Busardo-ratonero-(3)

Las rapaces se dirigieron toda clase de miradas y poses amenazantes, ¡un auténtico espectáculo natural!

 

Busardo-ratonero-(4)

Es parecida al águila calzada, también en tamaño.

Busardo-ratonero-(1)

El busardo ratonero vive más de 25 años.

 

Todas las fotografías han sido tomadas en el hide de los Altillos (Naturhide), asociación a la que pertenece José Luis, que regenta y mantiene este hide.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

6 respuestas a “Va de águilas: calzada y ratonera”

  1. Impresionante el espectaculo que te ofrecieron la pareja, y que bien nos lo muestras.
    gracias por compartirlas y que podamos apreciar su belleza.
    enhorabuena por las fotos.
    saludos.

  2. Son muy chulas,una pasada de fotos..Pero lo que si que sera una pasada en el momento en el que estas captando estas imagenes .Estoo siinque es un fotografo de categoriia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>