El relato de una amiga

6 de junio: San Marcelino Champagnat, un Santo reciente, o el relato de una amiga.

Mi niño duerme a todas horas, y cuando no, come sin parar, de tal suerte que mis funciones de abuelo, de momento, se limitan a darle el biberón, acunándole para que esté tranquilico. Esto me permite leer. Acabo de terminar “La ruta de la seda”, el diario del francés Bernard Ollivier durante su periplo a pie por Turquía. Nada extraordinario que resaltar, y eso es lo loable, pues he devorado sus páginas prácticamente sin interrupción. La literatura viajera me llama. Debe ser que ya está aquí el buen tiempo, propicio para caminar. He comenzado otro diario mucho más extenso e inquietante “El peor viaje del mundo” de Apsley Cherry-Garrard. Este ya son palabras mayores, por cuanto narra y lo hace bien, las peripecias de la expedición de Scott al Polo Sur a principios del siglo pasado. Tengo lectura para unos días, pues el relato supera las 900 páginas en una recopilación de cartas y testimonios de aquella épica expedición, muy bien ordenadas y redactadas. Se me hace ameno.

No cabe duda que estas letras avivan mis propias ganas y, entremedias, retomo la guía de Isaac Fernández “La Travesía de Cavalls al Vent”, volumen que llevaba un par de meses encima de mi mesa. La devoro de una sentada, consensuo con mi pareja la fecha de salida y después de proyectar la ruta, reservo en los refugios pirenaicos que pienso pernotar. ¡Ya está hecho!, me acabo de fabricar mi propia aventura. Sé que a partir de ahora, en las semanas que me restan hasta la partida, habré de estudiar bien el itinerario y toda la impedimenta. Cavalls al Vent es una travesía de 97 kilómetros por cumbres y valles pirenaicos en el Parque Natural Cadi-Moixero. Más adelante será inevitable que escriba algo sobre esta ruta que comienza a ser tan conocida como “Carros de Fuego”, muy similar y la precursora de este tipo de marchas en España que tanto placer me proporcionó el año pasado. Ambas actividades se han constituido en sociedades mercantiles organizadoras. 

Se están recibiendo ya cuentos y relatos para cuentamontes desde diversos países y también de autores de nuestro valle lo cual, como encargado de las recepciones, me alegra sobremanera. Una buena amiga contesta a mi solicitud, en la que le recababa su participación en el certamen literario, y lo hace con un bello texto que lamentablemente no puede concursar por ser más breve de lo acordado en la bases (ver cuentamontes.com). De cualquier manera, estimo que su sensibilidad no debe quedar guardada en ningún cajón, y con su permiso os la dejo:

Yo sólo sé

Me han pedido que escriba un relato de montaña y yo no tengo habilidad para la ficción y la metáfora.
Yo sólo sé, lo veo desde mi ventana, que al Monte Bateig y a la Sierra del Caballo, como a otros tantos, les ha salido un cáncer de hierros oxidados que están devorando sin piedad sus entrañas y amenazan con cambiar para siempre los mapas.
Yo sólo sé que en la terraza de la casa de mi hermano, llueve la sangre de las aves heridas que se escapan del campo de tiro asesino y que ya sólo aspiran a morir lejos del lugar de su desdicha, quizá junto al cadáver de un amigo.
Yo sólo sé que la alta velocidad que nos impone el “progreso” va dejando heridas incurables en los campos. Va cortando el paso de los animales que buscan, en lugares diversos, su alimento. Que un férreo gusano está horadando los pulmones de la bella Alcoià y, cuando sale a la superficie, deja un rastro de muerte a su paso que eriza la piel de los corazones lentos y débiles como el mío. 
Yo solo sé que, cada verano, un reguero de fuego y muerte se expande por las montañas de la Tierra, espantando los ojos de los animales que intentan huir de la desgracia y haciendo sucumbir, con vegetal resignación, a aquellos que decidieron anclar sus pies a la tierra para mantener nuestro sustento.
Yo sólo sé que me duele el corazón, el alma y la mano de la firma digital en intentos de soportar causas perdidas junto a Greenpeace y Amnistía Internacional.
Me han pedido que escriba un relato de montaña y yo no tengo habilidad para la ficción y la metáfora. Pero no tengo que ir al corazón de África para ver cómo los niños mueren en guerras que no son suyas, sólo porque “la naturaleza, en su infinita sabiduría, puso su riqueza en los países más pobres”, y las grandes superpotencias se disputan el jardín de las delicias.
No tengo que viajar al Norte para despedir a osos polares que emprenden involuntarios y tristes viajes a bordo de improvisados icebergs a la deriva, rumbo a cálidos continentes donde su piel trasparente perderá la vida.
No tengo que sobrevolar el corazón de la Amazonía para ser testigo de su galopante alopecia que deja al descubierto la insensatez de los habitantes de la Tierra.
No tengo que visitar el desierto australiano para comprobar cómo, los herederos de los Antiguos, se prostituyen y embriagan, quizá para no ver tan claro su destino.
No tengo que ir de paseo por las sendas sin viento del Mar de las Crisis para ver cómo, de la Tierra menguante, se desprende una gota de sangre, una lágrima de dolor que amenaza con dejar seco su corazón y con él, el mío.  
Me han pedido que escriba un relato de montaña pero, desgraciadamente, yo no tengo habilidad para la ficción y la metáfora. Y sólo sé, modestamente, contar lo que veo.
 
Elda Pérez Moneo

Por mi parte decir que el día en el que los sentimientos guíen las decisiones de los hombres el mundo será mejor. Finalmente, toca cumplir lo prometido y contestar a las opiniones de la mejor manera que sé, con sinceridad:

Gracias Luis por la bienvenida, ya sabrás que lo de abuelo iba en serio. También a Jota Jota por su abrazo de bienvenida, que imito en justa correspondencia, y también a la eldense que dice que ya me seguía en amarguillo.com, aunque verá que son aquí otros los asuntos que me sulibellan. Adrián “essex” espera, y yo también, que este diario transmita humor, algo que, en ocasiones, tal vez no consiga por la naturaleza del tema o mi estado de ánimo. Los temores de Apatrida, se que vienen del conocimiento y cariño que me tiene. Rubén tal vez no sepa quién es él, pero yo si lo intuyo. A los dos os digo que tranquilos, pues lamentablemente este medio no tiene la repercusión necesaria y tampoco pretendo una revolución. Con ello queda contestado a Al-Kamún que ésta no es una plataforma política local, aunque me reservo la libertad de opinar sobre todo aquello que me interese. Deseo como él que ojalá algún día tengamos los gobernantes justos y honestos que la sociedad necesita.

Kaká piensa de mi misma manera, salvo con lo de Florentino. ¡Hombre Kaká! Míralo de esta otra manera y verás como la liga del próximo años estará más interesante pero, con independencia de ello, sigo pensando que prefiero un país unido a desmembrado, especialmente cuando ya ha quedado sobradamente demostrado que los únicos beneficios de las autonomías los recogen quienes viven del cuento sin trabajar, o sea los políticos cuya gestión no ha servido nada más que para mejorar los ingresos de su clase. Convéncete Kaká. ¿A ti te parece normal que se publique ahora un libro sobre el Barça en la guerra civil, para denunciar que los franquistas fusilaron al presidente del Barça?, ¿Crees que está bien tanto ruido, a estas alturas, un siglo después, y por parte de quienes precisamente viven tan ricamente sin darle un palo al agua? ¿Será que esperan estar todavía mejor cuando consigan una Cataluña libre? ¡Sentido común, Kaká, sentido común, por encima de todo! ¡Que hay que tener razones poco confesables, para querer independizarse, cuando el resto del mundo busca la unión!

 A Carol muchas gracias y a Pep que no se queje de Jota y de Pascual, que hay quien los prefiere a la otra, y no creo que le bailen el agua en absoluto. A Mario barrio frontera, decirle que entiendo que busque la concordia, pero las instituciones SERIAS deben de ocuparse de las cosas serias y no de estas chorradas. Aquí Kaká está de acuerdo conmigo y lo celebro. Verás como siendo uno del Barça y otro del Madrid, podremos incluso ver los partidos juntos, siempre claro está, que no mezclemos la política. Y yo lo dije también, ¡efectivamente zulu! Esa es la critica que hay que hacer “Este año la Chusma ha estado floja” es la mejor manera de que al próximo, se apliquen y estén a la altura con sus parodias, pues más que a nadie, la tradición es a ellos a quien se lo demanda. Y por último, de nuevo a Jota Jota agradecerle sus palabras y la sabiduría que atesora sobre nuestra historia pasada. Tiene razón cuando dice que al fin y al cabo es nuestro pueblo y hay que quererlo, dando por entendido que de nada valen revoluciones si no se cambian los corazones, pues siempre, siempre, alguien, nos la va a querer seguir metiendo.

Espero que se advierta la poca prisa y ninguna necesidad que tengo por opinar sobre las elecciones europeas. Mi chiquitín sigue dormido con una cara de satisfacción que ya no recordaba de mis tiempos de padre. ¡Duerme pequeñín! Y sueña que tu mañana será único y genial, que ya se encargará el abuelo de que así sea, ¡como sea!

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

BÚSQUEDA POR TEMA:

2 respuestas a “El relato de una amiga”

  1. Amigo Maestre: Acabo de encontrar este nuevo filón de letras tuyas y, por él, he sabido que has llegado una generación más allá con tu prole.
    Te felicito por ambas cosas, especialmente por tu nieto, para el que deseo muchos y muy felices años. Que tú no los veas todos, pero sí buena parte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>