La censura en Petrer (II): El incidente de Hortensia García Benito y Dorita Imperio

Continuamos recuperando documentos de la censura franquista en la localidad, en esta ocasión refiriendo un curioso incidente a causa de una actuación de la vedette alicantina Dorita Imperio en el Teatro Cervantes de Petrer. En esta ocasión, la censura no actuó de oficio, sino que el impulso vino de una vecina de la localidad…

dorita imperio 2

La alicantina Dorita Imperio fue una de las artistas del ramo que más sufrieron la censura.

“En cumplimiento a lo que telefónicamente me interesaron sobre las causas que motivaron la rotura de unos fotografías do la actriz Dorita Imperio, que estaban expuestas en la cartelera de anuncios del Teatro Cervantes de esta Villa y previa la investigación personalmente realizada, a continuación tengo el honor de informar a V.S. de los hechos sucedidos:

El pasado día dos de los corrientes se hallaban expuestas en el tablón de anuncios del Teatro Cervantes de esta localidad la propaganda del espectáculo “RITMO Y CARCAJADAS” y entre otras fotografías se encontraban dos de tamaño superior a las normales en las cuales se hallaba tan solo la figura de la primera artista Dorita Imperio, vistiendo en ambas un traje maillot de un solo cuerpo.

Este mismo día la vecina de esta localidad Da. Hortensia García Benito, aprovechando que puerta de acceso al local estaba abierta, entró en el mismo y sacó las fotografías citadas llevándoselas a su casa.

La señora del conserje del establecimiento Da. Ana Redondo Mirambell que en aquellos momentos se encontraba realizando la limpieza del local, le llamó la atención sobre lo que estaba haciendo, contestándole la Sra. Hortensia que se las llevaba para mirarlas en su casa.

dorita imperio 3

Fue una de las vedettes de la época más reconocidas.

Da. Hortensia García es de intachable conducta moral, tanto pública como privada y ferviente católica, perteneciendo a la Rama de Mujeres de Acción Católica de esta localidad en la cual es miembro directivo.

Posteriormente a esto y al tener conocimiento del hecho el Conserje del local D. Francisco Ibáñez Castaño, se personó en el domicilio de Da. Hortensia García a reclamarle las fotografías de las que se hizo cargo completamente rotas.

Esta Inspección una vez recibida la orden telefónica de esa Delegación Provincial, requirió al esposo de Da. Hortensia García, vecino también de esta localidad, D. Juan Villaplana Planelles, haciéndole ver la actitud improcedente de su esposa, cuyo hecho de considerar inmoral la exposición de las fotografías debía de haberlo puesto en conocimiento de la Alcaldía o esta Inspección, la cual y a su juicio hubiera ordenado lo pertinente y que se aviniera a indemnizar en efectivo los daños ocasionados por la rotura de las fotografías, conviniendo que esta Inspección intermediaría entre ambas partes para solucionar amistosamente el incidente ocurrido.

Esta Inspección a la llegada de la Compañía a esta localidad, ayer día 3, requirió al Representante artístico y al perjudicado, D. Francisco Hernández Barcos y D. Fernando Salvador Lorente, este último esposo de la artista Dorita Imperio, haciéndoles saber las gestiones que se estaban realizando para llevar los hechos a una solución amistosa. Por estos se aceptó la propuesta y manifestaron que el importe de las fotografías era de 1000 pesetas.

Acto seguido se puso en conocimiento de D.Juan Villaplana Planelles el resultado de esta gestión, el cual manifestó que las abonaría una vez recabara información de donde correspondiese para saber si las citadas fotografías podían estar expuestas.

Esta Inspección con ánimo de solucionar en el mismo día el incidente ocurrido, realizó gestiones entre ambas partes llegando como final a conseguir una entrevista entre estos señores que expusieron en mi presencia sus pareceres, insistiendo el perjudicado en que le fueran abonadas las fotografías mediante la entrega del recibo correspondiente y que dejaba en libre acción de realizar todas las indagaciones que considerase convenientes para aclarar la postura del Sr. Villaplana adoptada.

Como el Sr. Villaplana no se avino a las manifestaciones expuestas por el representante artístico y perjudicado, estos le hicieron saber que forzosamente se verían obligados a dar parte a la autoridad competente y hacerle reclamación de los daños por la vía judicial.

El resultado definitivo fue este, ya que estos señores presentaron la denuncia correspondiente en el Cuartel de la Guardia Civil de esta Villa, que instruyó atestado trasladándolo al Juzgado de Paz.

dorita imperio

Antes de la guerra, los espectáculos alcanzaron su máximo erotismo, pero después, y ya en la dictadura, se fueron ajustando a la realidad política para tener una oportunidad de seguir actuando.

Esta Inspección no desconocía la exposición de las fotografías,ya que las vio el día anterior a los hechos ocurridos, considerando que podían estar expuestas por ser similares a las que normalmente se exhiben en las carteleras de espectáculos, únicamente más llamativas por su gran tamaño, ya que en las mismas la actriz vestía un maillot de un solo cuerpo igual a los que corrientemente se exhiben como propaganda en esta clase de espectáculos.

Revisada en su hora la documentación y visados del espectáculo, se comprobó que llevaban varias fotografías debidamente autorizadas.

Dios guarde a V.S. muchos años, Petrel a 4 de Marzo de 1.962 el Inspector local. Firmado: Vicente Amat Alcaraz”.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

3 respuestas a “La censura en Petrer (II): El incidente de Hortensia García Benito y Dorita Imperio”

  1. Recuerdo aquel incidente, y de hecho lo he comentado en bastantes ocasiones. Sobre todo a los jóvenes que no se imaginan que en los años sesenta pudieran pasar estas cosas en España.
    En su día se comentó con ligeras variaciones sobre la versión oficial, que es la que ahora publicáis, 53 años después.
    Aquello ocurrió al mediodía y se armó un gran revuelo. La calle Gabriel Payá rebosaba de transeúntes, pues la gente acudía a las fábricas caminando, y eran cientos de personas quienes subían a las 12,00 y bajaban a las 14,00, pues las empresas mas importantes estaban abajo: Luvi, García y Navarro, Lito, Saen, Amalia, Manga, Manteca, Herga…
    Yo me enteré precisamente al llegar a la fábrica de Saen, donde trabajaba, y alguno de los compañeros había sido testigo presencial del revuelo.
    En otro orden de cosas, publicar esta información es un dato mas de la independencia y objetividad de petreraldia, dados los vínculos familiares que os unen a la autora del hecho en sí, y mas aún a su marido, que también tuvo que intervenir en el asunto, como queda bien claro en la exposición del expediente.

  2. Estimados Sres.
    Me hago eco de esta publicación estando lejos de mi tierra y no puedo por menos añadir un comentario, si me lo permiten, para aportar una visión cercana a este hecho que ocurrió cuando yo no había nacido pero que tantas veces me conto mi madre.
    Hortensia García Benito, era una mujer joven, moderna (para aquella época), se educo en Madrid, tras estar interna desde niña, estudio varias carreras universitarias, en Salamanca y Madrid, en unos años en los que ciertamente existían mayores trabas que hoy para que las mujeres, estudiaran una carrera sobretodo de ciencias, como químicas. Esa actitud luchadora y proactiva para una mujer de su época, le caracterizaba.
    Se traslado a Petrel tras su boda ,sin cambiar pensamientos y actitudes de alguien emprendedor y ciertamente progresista; en nuestro pueblo, llamaba la atención de aquellos que no entendían que las mujeres pudiesen conducir o llevar pantalón (me lo contaba con cierta gracia) en un “Petrel de ideas mas conservadoras”.
    Pero ciertamente fue, como la sentencia añade, una mujer ejemplar de claras convicciones cristianas, que dedico parte de su vida a caritas y a enseñar a los demás de forma altruista, de una generosidad y simpatía extrema, difícilmente imitable. Valores que guiaron su actitud y comportamiento durante toda la vida, podemos dar fe de ello todos los que la conocemos.
    Todo lo anterior me sirve para explicar que ese hecho, la retirada del cartel del teatro, por su parte respondió no a un acto de censura, sino a una respuesta de lo que se consideraba moral en aquel tiempo, mas sencillo, lo que hoy consideramos sexista, y así me lo relataba ella: …”yo subía por Gabriel Paya, cuando observo que unos niños se mofaban del cuerpo de una mujer esbelta que aparecía en un cartel con poca ropa.. sin pensarlo dos veces entre en el local para quitarlo ..”.
    Espero con este breve comentario haberles trasladado, desde un punto de vista cercano, como aquello interpretado como censurable puede ser incluso liberador o progresista para otros.

  3. Acertadisimo el comentario , de maria villaplana, hija de Hortensia Garcia Benito.
    Aunque sinceramente creo que los niños más que mofarse del cuerpazo de dorita Imperio, lo que se quedaban es boquiabiertos, pués jamás habian visto una mujer así, ni nada que se le pareciese. ( lo más que habian visto de una mujer era el tobillo)
    Y es que a mí tambien me contaron en su dia el “curioso incidente “, que retrata perfectamente la ñoñeria y la represión sexual de la época franquista.

Responder a Elias Bernabé Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>