Escritos de un joven indecente


Escritos de un joven indecente (LXXX): suave es la noche

Escritos de un joven indecente (LXXX): suave es la noche

Sus opacos
OJOS
de penumbra
y espléndidos
abanicos
de sombra
danzaban
sobre la nada.


Escritos de un joven indecente (LXIX): después

Escritos de un joven indecente (LXIX): después

Ahora/que el SILENCIO/sentencia/al OLVIDO/más abyecto/y las paredes/de un TEMPLO/se deshacen/dando paso
/a un manicomio(…).




Escritos de un joven indecente (LXII): sin testigos

Escritos de un joven indecente (LXII): sin testigos

Sábado 28, /son las 22:48/y estoy escuchando /los truenos/desde mi escritorio.



Escritos de un joven indecente (LX): 12 años escribiendo

escritos

«La vela no puede quemarse/por ambas partes/–en mi caso la quemé/entera por un solo lado/y su ceniza/son los libros que he escrito…