Gabinete psicológico: vacaciones anticipadas

Son muchas las investigaciones que se han realizado para determinar  qué nos hace felices y qué no. Entre todas esas investigaciones se encuentra realizar ejercicio físico, cuidar nuestra salud, dormir más, pasar más tiempo con la familia y los amigos, salir más a la calle, ayudar a los demás, sonreír, etc… pero…¿Hacer planes puede incrementar nuestra felicidad? En el artículo de hoy queremos abordar un estudio que nos habla de qué manera la planificación de un viaje contribuye en nuestro bienestar personal.

La felicidad es un estado emocional que se produce en la persona cuando cree haber alcanzado una meta deseada. Tal estado nos proporciona paz interior, un enfoque del medio positivo y nos estimula a conquistar nuevas metas. Se define como una condición interna de satisfacción y alegría que nos ayuda.

La felicidad se compone de diversas emociones y sentimientos, que puede ser por un motivo específico, como un sueño hecho realidad, un deseo cumplido, la autorrealización, la autosuficiencia, o incluso hay personas que están siempre alegres y de buen humor, y no es necesario ningún motivo para que estén en un estado de felicidad.

Una de las características de las sociedades post-industriales es que la mayoría de las personas practican turismo. El turismo está evolucionando para convertirse en una de las industrias más importantes de todo el mundo. Además, la frecuencia para viajar ha aumentado considerablemente durante la vida útil de las personas y hay una tendencia a tomar más de un día de vacaciones al año.

Los turistas que tienen un historial de experiencias turísticas anteriores en un determinado destino, o que toman el mismo tipo de vacaciones con regularidad, son más capaces de hacer coincidir sus deseos a sus necesidades. Esto implica que los turistas pueden llegar a ser cada vez más capaces de obtener beneficios de sus vacaciones, en términos de satisfacción, disfrute y felicidad.

El turismo se considera en general como una actividad que permite un escape de la rutina de la vida diaria, lo que produce un tiempo de espera necesario para el funcionamiento saludable de la sociedad. Por lo tanto, los viajes son una experiencia necesaria para hacer frente a la vida diaria.

En los meses de verano somos muchos los que cogemos vacaciones y nos planteamos qué hacer. Decidir el lugar dónde queremos ir, buscar mapas y guías, informarnos del entorno y el transporte, buscar alojamiento, decidir una ruta, hablar con personas que han estado antes allí, etc… Todas estas y muchas más son algunas de las cuestiones que nos encontramos cuando preparamos un viaje. Un estudio realizado por la universidad holandesa de Breda, y publicado en el Applied Research in Quality Life, descubrió que hacer planes para las vacaciones, independientemente de que fueran cortas o largas, podrían ser incluso más gratificantes que disfrutarlas.

Investigaciones anteriores encontraron escasas relaciones positivas entre los viajes de vacaciones o de la felicidad, ya que la ausencia de trabajo, la mejora en el estado de ánimo, la calidad del sueño y los efectos positivos de las vacaciones duraban sólo hasta 5 semanas después de regresar de ellas. Aunque si afirmaron que los turistas, en comparación con los no turistas, experimentaban mayor cantidad de sensaciones agradables después de sus vacaciones, pero no existían diferencias significativas en la felicidad después de un tiempo.

El estudio realizado por la universidad holandesa demostró que los turistas en general, mostraban mayor felicidad antes del viaje que los no turistas, aunque las diferencias fueron pequeñas. Por el contrario, la felicidad después del viaje no fue diferente entre los turistas y no turistas. En este caso, se habla de que la anticipación juega un papel importante en la explicación de las diferencias observadas en la felicidad antes del viajes, ya que los viajes de vacaciones son experiencias que la gente busca con interés. Para la mayoría, el disfrute comienza semanas, incluso meses antes de las vacaciones.

Asimismo, también llegaron a la conclusión de que la felicidad después del viaje en general, no era diferente para los turistas y no turistas. Sin embargo, el estrés de vacaciones se asociaba con la felicidad post-viaje.

Con la “teoría de la comparación social” nos sugieren que las personas que se anticipan a un día de vacaciones se sienten en mejores condiciones que los que tiene la intención de quedarse en casa, de la misma manera que existe  ausencia de felicidad después del viaje entre los turistas y no turistas, ya que las vacaciones terminan y los niveles de felicidad son similares para ambos tipos de turistas.

En definitiva y según los responsables de la investigación, los datos obtenidos demostraron que “la mayor parte de la felicidad se derivaba de anticipar el viaje de vacaciones” , por lo que nos animan a repartir los días de vacaciones que tenemos disponibles cada año en varias salidas para multiplicar el efecto beneficioso que nos proporciona planificarlas.

“Una vez al año ve a algún lugar en el que nunca hayas estado antes” (Dalai Lama).

Gabinete21

Gabinete Veintiuno se encuentra en Elda, en la calle Padre Manjón 11, 5º Planta (Edif. Rapsodia). Pueden contactar sin ningún compromiso llamando al 96.505.6451 o en el 636.528.404. Más información, a través de la página web www.gabineteveintiuno.com  o a través de Facebook, Twitter o Google +.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>