Escritos de un joven indecente (CXLII): Ceniza y lodo

indecente-pablowski

Páramo
de
CUERVOS
que acechan
graznando
en SILENCIO
a que
ARDA
la luz.
Permanecen
postrados
en la cuerda
floja
del
DESEO,
a la
espera
de la señal
de los pechos
menguantes
de la LUNA.

Los
rastrojos
impregnados
de rojo
y rociados
de gritos
son
los
restos
de los
posos
de los
lloros
del
POETA
y sus vísceras
el manjar
para
las
alimañas
del futuro.

Los ojos
abiertos
como
el iris
negro
de las golondrinas
y las palpitaciones
haciendo
del esqueleto
un baile
de MUERTO.

Ramas
como
espigas,
hojarasca
en las encías
e invertebrados
devorando
el paladar
desde
donde
se recitaron
los VERSOS
más
certeros
para describir
la MUERTE
de un vivo
y el tormento
de un MUERTO
por vivir.

No hay
sabiduría
en un cadáver
de TINTA
y lágrimas.
Ni futuro
en la resurrección
del AMANTE
de la noche
como alimento,
SÓLO
un número
MÁS
en el catastro
de las
fosas
comunes
de los vencidos
por el anonimato
y el defecto
de SER
demasiado
HUMANO
en una humanidad
deshumanizada.

Las olas
pertenecen
a la MAR,
ELLA
a los párpados
de un mito,
el MITO
al hombre,
el HOMBRE
al fracaso
y el fracaso
al POETA.

El resto
es una farsa
perpetuada
por los siglos
para
intentar
aliviar
la condena
del que escribe.

Comparte esta noticia
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>